La oración es un acto de impotencia

La oración es un acto de impotencia

 

La oración es un acto de impotencia ante la omnipotencia de Dios.  Dependemos de Él para todo.

Jeremías 32:27

  Yo soy el Señor, Dios de toda la humanidad. ¿Hay algo imposible para mí?

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 3, Promedio: 5

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado