Orar no es magia

Orar no es un acto de magia

  Orar no es un acto de magia, debes esperar con Fe la respuesta de Dios que viene en camino. Dios actúa a pesar de nuestra desesperación.  ¿Le crees?