Adoración y la Palabra – Parte 2

Adoración y la PalabraEn nuestra entrega pasada comenzamos una serie Craig Cabaniss basada en la adoración y la Palabra, continuamos la misma – Bob Kauflin

Hemos comenzado a explorar la relación tan importante que existe entre la adoración y la Palabra de Dios.  En mi entrega anterior expuse la definición de la adoración como una respuesta del hombre como respuesta a la revelación de Dios.

El Rey David en el Salmo 19 ha expuesto una maravillosa expresión de lo que es la adoración celebrando la revelación de Dios a través de Su Palabra escrita. En el verso 7 David comienza una lista de declaraciones alabando la Palabra de Dios: “La ley del Señor es perfecta que convierte el alma”

David aquí usa la palabra “ley” en su sentido más amplio. En este salmo utiliza sus sinónimos “preceptos” y “mandamientos”. James Boyce, en su comentario sobre los Salmos indica, «la Ley del Señor”, aquí literalmente “Torah”, no se limita a un mandato legal como lo es nuestra palabra “ley”. La raíz de “Torah” significa “instrucción”. Tiene que ver con todo lo que Dios ha revelado, o todo lo que Dios dice. Nuestra palabra más equivalente sería “Escritura” o “Palabra de Dios.”

La primera cosa que David declara acerca de las Escrituras es su perfección. “La ley del Señor es perfecta.” Pone de inmediato a la Palabra en una categoría trascendente que la distingue sobra cualquiera incluso la suya o la mía. No existe nada en mi vida o en la suya que podría ser catalogada con la precisión de “perfecto”. Nuestros mejores esfuerzos no están a la altura. Pero  inspirado por Dios mismo, David proclama que la Escritura es perfecta.

Existe una brecha que separa las obras y las palabras del hombre con la Palabra de Dios. La Palabra de Dios está libre de culpa, es impecable y libre de errores. No tiene ni un solo defecto. Es perfectamente veraz y suficiente. No carece de nada. La Palabra de Dios no necesita asistencia editorial o apéndices que la complementen. La Palabra por si sola se basa en su perfección.

Piense por un momento cuando se reúne para el culto al Señor y se lee, se canta o se ora la Palabra de Dios. Lo que escucha es la perfecta revelación de Dios a su pueblo. Y con la Palabra, Dios no sólo revela a sí mismo sino que también nos revela quienes somos nosotros mismos. Somos examinados por la Palabra. Nuestras almas son confrontadas y nuestros corazones son medidos por la perfecta medida de la Escritura.

Con esto no sugiero que en nuestros cultos se deba excluir todo y que sólo se lea Palabra o que los cantos sean solo cantos cuyo contenido sea literalmente versos de la Biblia, o que nuestras oraciones sólo sean extractos de las Escrituras, o que no hay sermones sino sólo una  lectura de la Biblia al pie de la letra. No sugiero estas cosas porque la Biblia misma no lo hace. Se nos enseña a cantar himnos y canciones espirituales. Además se anima a los hombres a predicar y a enseñar.

Lo que estoy sugiriendo es reconocer la singularidad y la perfección de la Palabra de Dios, y crecer en el respeto por la perfecta revelación de Dios. Siempre que leamos, escuchemos o cantemos la Palabra, debemos hacerlo con cuidado, reverencia y temor.

Si hacemos podremos experimentar en un nivel más profundo el efecto de la perfecta ley del Señor: que convierte el alma. La Palabra de Dios renueva y refresca el corazón. Comunica vida. Cuando nos sometemos fielmente a las Escrituras, la Palabra de Dios hará su trabajo. Es la Palabra la que resucita muertos y despierta las almas soñolientas. Podemos estar seguros que cuando nos reunimos para escuchar, leer, cantar, orar o predicar la Palabra, Dios renovará el corazón de su pueblo.

En las próximas entregas seguiremos estudiando el Salmo 19 y la relación estrecha que existe entre el culto cristiano y la Palabra de Dios.


La Adoración importa

La Adoración Importa  está escrita por Bob Kauflin actual director de Sovereign Grace Music perteneciente al movimiento de iglesias Sovereign Grace Churches. Traducida por entreCristianos con el debido permiso de su autor.

Si lo deseas puedes ver más artículos de La adoración Importa


¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 0, Promedio: 0

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado