Deseando a Dios más que nuestra vida

Deseando más a Dios que a nuestra vida¿Quién quiere morirse?  Cuando escuchamos a alguien decir que no desea seguir viviendo, asumimos que esa persona o está pasando por una terrible depresión, o está luchando contra una enfermedad dolorosa e incurable, o simplemente ha perdido el deseo de vivir.

Sin embargo, en algunos casos nuestro juicio puede estar equivocado. Escucha estas palabras de un hombre de elevada capacidad intelectual, en plena vida y con un ministerio que afectaba a miles. “Así que nos mantenemos confiados, y preferiríamos ausentarnos de este cuerpo y vivir junto al Señor” (2 Cor. 5:8 NVI). “Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia…Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo”. (Filipenses 1: 21,23-24 NVI) ¿Qué tipo de persona escribiría algo como eso? Alguien como el apóstol Pablo, un hombre que deseaba el gozo de la eternidad con Dios, más que todo lo que esta vida terrenal pude ofrecer.  Pablo tenía un deseo a morir que no era enfermizo.  Tampoco era que despreciaba los dones temporales que Dios nos ha dado.  Simplemente sabía donde se encontraban los tesoros más grandes. En estas columnas hemos revisado algunos de los ídolos que nos separan de amar y adorar a Dios.  Ninguno de ellos son en esencia malos: Reconocimiento humano : Las escrituras fomentan que podamos lograr una sana reputación (Proverbios 22:1).

Control – Dios espera que ejercitemos una mayordomía idónea en nuestras responsabilidades (Proverbios 6:6-8). Placer y Posesiones – Hemos sido creados para disfrutar en plenitud los deleites temporales que Dios nos provee (1 Timoteo 6:17).   Aun así si nuestros anhelos y esperanzas se centran sólo en las cosas de esta vida, pues no hemos aprendido la primera lección. Pablo se posicionó en buscar un ministerio que le trajo fama y gloria.  ¿Por qué lo hizo? Porque Pablo era un adorador de Dios.  El vivía para un propósito que era superior a él mismo y a su vida: prepararse para el momento en que miraría con sus ojos a su Hacedor y recibiría el premio por lo que hizo en la tierra (2 Corintios 5:10). La visión de Pablo respecto a la muerte era una visión acertada. El sabía que nuestro tiempo en la tierra era sólo una preparación, que la muerte es el inicio de la verdadera vida. Es por esto que Pablo, instó a los Colosenses a hacer lo que el hacía: “Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:2-3).  Si eres un creyente de Jesucristo, tu vida también está escondida con Cristo en Dios.  ¿Es así como vives? ¿Cuales son los mayores anhelos de tu corazón? ¿Donde estas depositando tus tesoros? Los adoradores de Dios entienden que no hay nada más bueno en esta vida que el mismo Dios.  La vida de un adorador anhela el momento en el que se postrará delante del trono de Dios para declararle Gloria al Cordero.  Ese día nuestras palabras, nuestra adoración y nuestra pasión por Dios no estarán limitadas.  Que Dios por su gracia y su Espíritu nos haga esa clase de adoradores aquí en esta vida

 

Para su Gloria,
Bob

 


La Adoración importa

La Adoración Importa  está escrita por Bob Kauflin actual director de Sovereign Grace Music perteneciente al movimiento de iglesias Sovereign Grace Churches. Traducida por entreCristianos con el debido permiso de su autor.

Si lo deseas puedes ver más artículos de La adoración Importa


0 0 voto
Valoración

Te recomendamos

Suscríbete
Notificado
guest
0 Comentarios
Feeback en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
()
x