Enseñar y vivir la Palabra entre los jóvenes

“una perspectiva desde un mundo postmoderno”

¿Cuanto ha cambiado el mundo en que vivimos? La respuesta que viene inmediatamente a nuestra mente es “mucho” no es el mismo mundo, ha pasado de un extremo a otro sin lugar a duda a cambiado. Esto se debe a muchos factores, no es posible enumerarlos a todos ya que en parte estos son dinámicos, se combinan, y oponen entre si. La juventud vive en medio de esta agitación y por supuesto es afectada directamente. Unos de los factores mas crítico es la nueva corriente de pensamiento llamada Postmodernidad la dificultad de conceptualizarla, adaptarse y responder acertadamente y sobretodo bíblicamente, exponiendo a Jesucristo como la verdad absoluta y la respuesta a este mundo.

Un escrito será suficiente para tratar el tema en cuestión, sin embargo nos limitaremos en exponer cuatro puntos que se consideran esenciales, básicos y fundamentales para una mayor compresión de nuestra responsabilidad en la difícil tarea de Enseñar y vivir la Palabra entre los jóvenes, en primer lugar esteramos considerando ¿Quiénes son los jóvenes?, en segundo lugar revisaremos a modo de vistazo ¿En que contexto cultural, ideológico, social y espiritual cohabita nuestra juventud? En tercer lugar vamos a discurrir sobre las bases bíblicas y teológicas del ministerio bíblico entre los jóvenes, y en cuarto y último lugar revisaremos algunas estrategias y herramientas para una labor eficiente y eficaz.

¿Quiénes son los jóvenes?

jovenes-2008-07.jpgFísico:
Los intereses de los jóvenes hoy en día están enfocados en el asunto de su aspecto físico en primer lugar,  la mayoría de los jóvenes se interesan más en su aspecto que en cualquier otro asunto de sí mismos, y a muchos este asunto en realidad les quita el sueño, ya que en muchas ocasiones no se sienten conformes consigo mismos y no les agrada lo que ven cuando se ven en el espejo. Los varones quieren ser altos, anchos de espalda y atlético; las chicas quieren ser lindas, delgadas, pero con formas, y con una piel y un cabello hermoso, cualquier cosa que haga que los muchachos atraigan al sexo opuesto.
Este asunto en realidad es un punto critico en el joven y tienes unas consecuencias que si no se corrigen a tiempo pueden traer uso y abuso de drogas, desordenes en cuanto a la nutrición, en otros un descuido en el sobrepeso y en el peor de los casos el suicidio, entre otros males que en realidad agobian al joven. En este momento me pregunto ¿Qué puede hacer la iglesia por una juventud que se encuentra en esta situación? ¿Podemos hacer algo? ¿Qué principios bíblicos aplicamos?

Conciencia  moral
Su  moral no resulta lo suficiente estable. El grupo influye en la formación de la  opinión  moral y de la valoración que hace el adolescente de ella. Se van formando  ideales morales que van adquiriendo un carácter generalizado. La opinión del grupo  tiene más valor que la de los padres y maestros. El interés por el sexo opuesto tiene  mucha importancia para el,  para el desarrollo de su personalidad, por eso es de mucho  valor la profundización en la información sobre los aspectos que tienen que ver con la identidad y la orientación social.

La iglesia debe ser un puente para ayudar al joven a cruzar al mundo de los adultos. Muchos jóvenes de hoy desean un lugar donde no tengan la presión de las demandas sexuales de hoy.  Esta también es una edad cada joven anda en una búsqueda de un compromiso serio y responsable con el servicio y los llamados al ministerio comienzan a evidenciarse. Los miembros y padres deben estar prestos a orientar y motivarles a tomar decisiones y apoyarles en este respecto.

El contexto del  joven de hoy en Venezuela

El tratar de escribir  este tema en  solo algunos párrafos no es fácil ya que “hay mucha tela que cortar, sin embargo planteamos un panorama cultural nada prometedor para esta generación ni mucho menos a la venidera,  ya que en una sociedad donde cada día es más común el individualismo, la indisciplina, el engaño y otros antivalores que por la frecuencia como se practican vienen a hacerse comunes o parte del diario vivir, y aunque parezca exagerado cuando un individuo no practica tal acción es criticado y menospreciado ya que lo importante es que el individuo “gane” alguna cosa sin importar el precio. ¿Qué puede hacer la iglesia por una juventud que se encuentra en esta situación? ¿Podemos hacer algo? ¿Qué principios bíblicos aplicamos?

Ya he escrito sobre el tema ideológico en otra ocasión sin embargo me gustaría mencionar algo sobre esta batalla por así llamarla afecta directamente la formación del joven y su cosmovisión del mundo que lo rodea, en Venezuela tenemos un ejemplo sin igual ya que nos debatimos entre el divorciarse de una ideología llamada capitalismo y abrazar o no el llamado socialismo del siglo XXI, este debate frenético tienes varios efectos en la juventud venezolana que se manifiesta en una tensión emocional, estrés y conlleva a dos posibles reacciones. Estas pueden ser una indeferencia e indolencia o por otro lado un despertar en el interés por las problemáticas y la búsqueda por manifestar su opinión de alguna manera.

Este contexto ideológico nos plantea un desafió en lo referente a nuestra labor pedagógica ya que debemos estar al tanto de esta situación y aprovechar los espacios que se nos presentan, espacios de debates, donde de una forma sabia y pertinente adema de prudente podamos presentar la perspectiva cristiana y los aportes importante que tenemos para ofrecerles a esta comunidad.

 En lo espiritual

En contraposición con la Modernidad, la Post modernidad es la época del desencanto. Se renuncia a las utopías y  a la idea de progreso. En este sentido se afecta lo espiritual en el ser humano:

  • Los jóvenes solo quieren vivir el presente, y el futuro, sobre todo el colectivo, pierde importancia.
  • Las grandes instituciones religiosas pierden influencia.
  • La única revolución que el individuo esta dispuesto a llevar a cabo es la interior.
  • Se hace culto al cuerpo y a la liberación personal.
  • Tal como sucediera con Narciso, el contemplar con devoción la propia imagen obstaculiza la consolidación de los lazos con otro semejantes.
  • Desaparecen las grandes figuras carismáticas, y surgen infinidad de pequeños pensadores que dura un solo verano.
  • La revalorización de la naturaleza y la defensa del medio ambiente, se mezcla con la compulsión al consumo.
  • Algunas formas, algunos valores, permanecen, pero “vaciados de contenidos”. Lo importante es hablar, no tener algo que transmitir.

¿Mandato bíblico?

La Biblia es clara en su mandato de enseñarla y vivirla (Deuteronomio 6: 1, 2., Salmo 119, Proverbios 2:1,2., Proverbios 3:1,2., Mateo 28:19-20, Tito 2: 6-8, Filipenses 4:11 al 13) en medio de los jóvenes y la importancia que esta tiene en el desarrollo integral de la juventud. No podemos ignorar que ala iglesia no se le presenta una opción de hacerlo o no. Es una orden directa y debemos responder fielmente y coherentemente. La iglesia debe tener en cuenta que hay suficiente base y orientación en la Palabra de Dios de que debe de hacer, como debe hacerla y cuando, tener claro que la Biblia es la fuente más precisa y la guía para realizar el ministerio que el nos ha encomendado. Métodos van y métodos vienen, estrategias van y estrategias vienen pero la Palabra de Dios permanece para siempre.

Es pertinente citar a José M. Martínez quién lo explica así: “La practica de la lectura de la Biblia y la oración diarias han disminuido, a juzgar por el propio testimonio de no poco creyentes. Las nuevas generaciones espirituales tienen un conocimiento de las Escrituras inferior al de las generaciones anteriores. A veces resulta deprimente observar cuantos miembros de nuestras iglesias desconocen hechos históricos prominentes del Antiguo Testamento, . . . Algo parecido aunque de modo menos marcado, puede decirse sobre el conocimiento del Nuevo Testamento”.

Algunas recomendaciones finales

1) No esperes que vengan ¡ve tu a ellos!:
Por lo general todas las mayorías de las actividades que realizamos como iglesia para enseñar la Biblia la hacemos en los locales o templos, sería bueno pensar de ir donde se encuentran los jóvenes, colegios, liceos, universidades, centro comerciales, parques, cines, estadios y otros lugares que la iglesia ha sido un poco tímida, es tiempo de ocupar espacios que por décadas han estado en espera. Si seguimos esperando les aseguro que nunca van a llegar.

2) Refuerza la Escuela Bíblica Dominical:
Unos de los programas o herramientas más efectivos históricamente comprobado ha sido la Escuela Bíblica Dominical, lamentablemente algunas iglesias han decidido suspenderlos y hasta eliminarlos de su programas semanales, esto ha traído como consecuencia creyentes desnutridos bíblicamente, con mucha pasión pero con poco fundamento.

3) Vigoriza la Escuela Bíblica Vacacional:
Es probable que muchos de los lectores no conozcan esta actividad, pero es una muy buena estrategia para enseñar a Biblia ahora en periodo de vacaciones, en nuestras experiencias este tiempo ha servido para presentar el evangelio a muchos niños y jóvenes de nuestra comunidad que durante el año no asisten a la iglesia.

4) Inicia, mejora y refuerza el Ministerio Juvenil
Son muy necesarios sobre todo ya que por lo general ocupan un espacio en la semana de un día que critico para los jóvenes “sábado” este ministerio en muchas congregaciones han sido un ancla ya que unos jóvenes comprometidos, y organizados son instrumentos útiles en la manos de Dios.

5) Crea espacios para enseñar la Biblia
Es tiempo para que los líderes de las iglesias seamos creativos y busquemos la dirección de Dios en este menester, hay muchas oportunidades para realizar una labor de enseñar la Palabra de Dios en medio de una juventud postmoderna, lo que tenemos es que aprovecharlas.

Mi oración es que este escrito sirva de reflexión y de motivación para ser obedientes en el mandato de nuestro Señor Jesucristo, y seamos luz y sal en medio de una juventud que cada día se ve más amenazada por un mundo que los oprime y hostiga. Levantemos a Cristo en medio de un mundo postmoderno.

Lic. Darío Josué Ortega Blanco

Referencias:
J.M. Martínez, Los cristianos en el mundo de hoy, Terrassa, 1987, pp 81-82.

Mc Dowell Josh, Hostetler, Bob, Es bueno o es malo, Editorial Mundo Hispano, El Paso Texas, 1999.

Betancourt, Esdras Dr., Introducción a la Psicología Pastoral, curso de formación pastoral. Editorial CLIE, Barcelona España, 1994. pag.42-43.

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 1, Promedio: 3

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado