Hacia un apologética contemporánea

Creo que seria pertinente preguntarnos: ¿será que la apologética cristiana esta pasada de moda? ¿Es un recurso inútil para la era posmoderna? ¿Funciono en otro tiempo pero en este no es oportuno hacerlo?, para responder estas preguntas sería útil echar un vistazo corto pero serio, a lo útil o lo inútil que seria pensar en este recurso para este tiempo.

Para nadie es un secreto que vivimos en un mundo que avanza a un ritmo asombroso, los adelantos en la tecnología, las comunicaciones entre otras ciencias nos han traído un sentido de individualidad sin igual, hoy más que nunca el hombre prefiere aislarse detrás de un teléfono móvil, de un computador, o de cualquiera otra “excusa” que le evite la posibilidad de expresarse a la antigua, en el ámbito empresarial las antiguas y largas reuniones de discusión y debate para tratar cualquier asunto han sido sustituida por procesos administrativo que eviten simplemente el hablar.

Mirando una perspectiva bíblica lo expresado por Pedro en 1ra. de Pedro 3:15 “siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”. Nos hacemos otra pregunta ¿Será posible que las circunstancias que afectaban la vida de la iglesia primitiva sean diferentes a las que actualmente vivimos? No se cual sea su respuesta pero le aseguro que muchos podrán unirse a mi pensar que son “iguales” o “peores”, los cristianos primitivos enfrentaron una feroz lucha, constantemente eran acusados, calumniados, desprestigiados y hasta asesinados, pero ellos respondieron sabiamente con una defensa que les ayudó no solo salir  airosos, sino también a persuadir de manera efectiva presentando un mensaje pertinente a la época.

Es innegable el crecimiento que el evangelio ha tenido en los últimos 20 años especialmente en Latinoamérica ha sido impresionante, sin embargo al lado de cada crecimiento también crecen los problemas y unos de los más influyentes son las desviaciones doctrinales, esto por supuesto nos lleva a pensar en una apologética de adentro hacia fuera, esto a mi manera de ver las cosas deben ser el primer paso, muchos por otra parte andan en busca de oportunidades para realizar intercambios religiosos ecuménicos con la Iglesia Católica Romana,  respeto tales intenciones pero cuando la casa no esta bien ¿como puedo pensar en arreglar los problemas en la calle?

Los principios bíblicos sin colores denominativos están en juego y muchos creyentes prefieren esconderse, criticar pero sin escuchar la replica, algunos ni siquiera están dispuestos a escuchar y menos a defenderse. Ese silencio en algunos casos puede convertirse en cómplice, pero hay algunos pocos que se atreven a presentar defensa de una manera respetuosa y amable son duramente criticados y mas de una vez malinterpretados.

¿Que podemos hacer entonces? William Dyrness, escritor del libro Apologética Cristiana nos da el siguiente consejo; ”El primer elemento en cualquier defensa del cristianismo es el contexto en que vive el retador” . Pero este análisis nos es fácil cuando estamos viviendo en esa burbuja de cristal que muchos creyentes han escogido vivir, cuan tortuguita que asoma su cabecita cuando siente que no hay peligro. Cada creyente y especialmente el teólogo contemporáneo es hijo de su generación, ¿pero en verdad conocemos nuestra generación? Este desde mi humilde punto de vista es el comienzo.

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 0, Promedio: 0

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado