La adoracion importa

Idolatría los domingos por la mañana – Parte 1

Idolatria los domigos por la mañana

 

La idolatría los domingos por la mañana es una serie que comienza Bob para exponer sus reflexiones sobre algunos recursos pueden estar robándole la gloria a nuestro Dios.

Así que estas naciones temieron al SEÑOR y también sirvieron a sus imágenes talladas. (2 Reyes 17: 41a ESV)

¿Cuál es nuestro mayor obstáculo al adorar a Dios en la congregación? 

Al hacernos esta pregunta sobre la adoración en la congregación seguramente encontraríamos estas respuestas:

  • Nuestro líder de adoración no tiene mucha experiencia
  • Los servicios son  muy  planificados o espontáneos
  • Las canciones son demasiado complejas o simples
  • Los músicos no suenan muy bien
  • Hay demasiadas canciones nuevas o  viejas
  • Nuestra iglesia es demasiado grande o pequeña

Dejemos a un lado que todas estas respuestas se refieren más bien al contexto de una reunión.  Lo importante es reconocer que todas ellas revelan un concepto erróneo sobre los obstáculos que para que adoremos en Espíritu y Verdad.

Al contrario de lo que podríamos pensar, nuestro mayor problema no está fuera de nosotros, sino dentro de nuestro propio corazón. El problema es la idolatría.

¿Qué es la idolatría?

El pasaje de 2 Reyes describe lo que pasaba cuando el rey de Asiria se reasentó en Samaria.  Esta es una situación que puede existir en los servicios de nuestra iglesia hoy en día.  Podemos temer al Señor externamente involucrándonos en lo que percibimos y con todos los recursos adecuados (cantar, dar, orar, arrodillarnos, escuchar la Palabra de Dios, etc).  Pero a la vez podemos estar sirviendo activamente a dioses falsos.  Dios es muy claro al decir que no tolerará ninguna competencia por la lealtad y el trono de nuestro corazón.  «No tengas otros dioses además de mí» (Éxodo 20:3).  Esto es idolatría.

Es posible que cuando hablamos de idolatría nos imaginamos a una persona inclinándose ante estatuas de madera o metal y dar gracias a Dios por estar libres de eso.  Sin embargo, los ídolos son mucho más insidiosos y engañosos.  La idolatría consiste en atribuir el valor, la autoridad o la máxima supremacía a cualquier objeto que no sea Dios. Pensamos que los ídolos pueden proporcionarnos lo que sólo Dios puede darnos.  Estamos tentados todos los días y todo el día por los ídolos. 

No debemos extrañarnos que incluso nuestros hijos pequeños no estén siendo manipulados por íddolo. Los ídolos pueden controlarles y prometerles que les van a dar placer. 

Un ejemplo es el caso de mi hija pequeña que luchaba con el ídolo de «no ducharse».  Por alguna razón muchos niños a los diez años se sienten atraidos a ducharse.   Un día descubrimos durante 3 días no se duchaba y nos estaba mintiendo.  La confrontamos y no tuvo más remedio que confesar la situación.  Fue disciplinada con 3 días sin jugar con sus amigos.  Al tercer día le hablamos sobre lo que había en su corazón.  Le explicamos que no ducharse era un ídolo para ella.  Le hicimos ver que ese ídolo le hacía creer que no ducharse la hacía más feliz, pero la realidad es que la engañaba pues le hacía mentir a las personas que más ama y que con ello deshonraba a Dios que la creó para su gloria.  Con todo lo expuesto se dió cuenta que ese ídolo no le daba la felicidad prometida.  En efecto los ídolos nunca hacen lo que prometen y si lo hacen lo hacen en forma parcial.

Idolatría los domingos por la mañana

El título de esta serie quizás llame la atencion pero en realidad quiero explicar las diferencias  entre un Dios «profeso» y un Dios «funcional».  Es decir entre  el Dios en el que decimos que creemos y el Dios que en realidad gobierna nuestros deseos y nuestras acciones acciones.

La idolatría puede estar activa en mi corazón incluso cuando adoro a Dios externamente. Si penso que no puedo adorar a Dios a menos que «X» esté presente, y  «X» es cualquier otra cosa que no sea Jesucristo y el Espíritu Santo, estoy en el territorio de la territorio idólatra.

La idolatría siempre es mala, pero los ídolos que la sustentan no necesariamente son cosas malas. Son malos para nosotros porque los valoramos más que a Dios.

Podría escribir páginas sobre cada uno de los ídolos potenciales que voy a tratar. La mayoría, si no todos, pueden y deben usarse con discernimiento para servir al pueblo de Dios mientras nos reunimos para alabarle. Algunos de ellos son más importantes que otros, pero todos ellos están destinados a exaltar a Dios y no para a reemplazarlo.

Música

Los estilos musicales para el culto en congregación han causado gran revuelo en los últimos años.  En realidad han estado causando revuelo durante siglos por una buena razón. La música es un medio poderoso que puede afectarnos positiva o negativamente. Sin embargo, la raíz de la división sobre ella es a menudo (aunque no siempre) en que muchos insistimos en saber qué estilo de música le agrada a Dios.  No ha sido de mucha ayuda que los que proponen nuevos estilos sean a menudo arrogantes, insensibles, egoístas e impacientes.  Sin embargo, podemos hacer un ídolo tanto de lo que conocemos y usamos desde hace mucho tiempo como de lo es nuevo y creativo. La música debe elegirse sabiamente basandose en la  letra y en su capacidad para servir para que la congregación honre verdaderamente a Dios. Pensar que necesitamos cierto estilo o tipo de música para relacionarnos con Dios es idolatría.

Tradición

Todas las iglesias, incluso aquellas que afirman no ser tradicionales, tienen tradiciones.  Una tradición es algo que ha hecho más de una vez. ¿Pueden servir a los propósitos de Dios en las tradiciones? La respuesta es un si rotundo. Pablo anima a los tesalonicenses: Así que, hermanos, sigan firmes y manténganse fieles a las enseñanzas[a] que, oralmente o por carta, les hemos transmitido”. (2 Tesalonicenses 2:15, NVI). En este capítulo la palabra «enseñanza» es el equivalente a tradición.  Pero, ¿tienen  nuestras tradiciones igual peso que  las Escrituras en lo que autoridad se refiere? La respuesta es un no rotundo.  Cada generación es responsable de examinar si las tradiciones que ha heredado (o están buscando establecer) son bíblicas y realmente ayudan a las personas a regocijarse en la dignidad y en las obras de Dios.  Los ídolos de la familiaridad y de la comodidad a menudo se revelan en las palabras: «Esto no lo habíamos hecho nunca de esa manera».

Creatividad

Para que esta lista no parezca unilateral, lo novedoso también puede ser un ídolo.  Muchas veces pensamos que cualquier idea nueva, diferente y que nunca hemos hecho ayudará para que la adoración en congregación sea más efectiva. Ejemplo de esto puede ser la forma de usar la iluminación, una nueva decoración en el escenario, usar un videoclip de fondo, el uso de velas, pacartas o quizás apoyares en una «actividad artística interactiva».  La creatividad no es nuestro objetivo al adorar a Dios. Es simplemente un medio para mostrar y ver la gloria de Cristo con mayor claridad. Nuevas formas o medios de comunicación pueden ayudarnos a proveer una perspectiva diferente de manera que la verdad tenga un mayor impacto. Dios nos libre del hecho que nuestra adoración congregacional está más potenciada por nuestra creatividad que por nuestro Salvador.

 

Mis motivos

Soy consciente de que lo que estoy escribiendo puede ofender a algunas personas. Oro para que no sea así, aunque si lo percibimos como una «ofensa» podría ser unla convicción del Espíritu. Puede que no sepa comunicar lo que siento.  Sin embargo de la realidad es nuestro compromiso debe ser el que Dios reciba toda la gloria, el honor y la alabanza cada vez que nos reunimos como pueblo redimido por del sacrificio expiatorio de Su Hijo.  El no debe tener rivales.  Yo soy el Señor; ¡ese es mi nombre!  No entrego a otros mi gloria, ni mi alabanza a los ídolos.  (Isaías 42: 8)

Cada vez que nos reunimos para adorar al Dios trino, ÉL debe ser el centro de nuestra atención y devoción. Su grandeza y esplendor deberían crecer en nuestras mentes, corazones y voluntades.  Sus deseos y mandamientos deberían ser lo má preciosos para nosotros.  Jesucristo y Su obra expiatoria deberían ser lo más gloriosos y lo más asombroso para todos nosotros.

En mi próxima entrega compartiré más sobre la idolatría los domingos por la mañana.  Son cosas que he ido descubriendo mi vida como pastor y líder de adoración.  Mientras tanto te pido que te animes en el amor que tiene el Padre para los que hemos sido redimidos por su Hijo Jesús.

Artículos de la serie: Idolatria los domingos por la mañana

Parte 1: Idolatría los domingos por la mañana
Parte 2: Experiencia y Liturgia
Parte 3:
Conocimiento o ignorancia bíblica
Parte 4: La excelencia musical

Bob Kauflin

Bob Kauflin es director de desarrollo de adoración de los ministerios Sovereign Grace. Formó parte del grupo cristiano GLAD. Pastor, compositor y conferencista. Su pasión es equipar a músicos, adoradores y pastores en la adoración congregacional.
Suscríbete
Notificado
guest
1 Comentario
más antiguos
más nuevos más votados
Feeback en línea
Ver todos los comentarios
Marta
Marta
9 meses de haberse escrito

Tremendo! Quiero leer la segunda parte

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
1
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
()
x