La Cosecha Urbana

Presentamos a continuación la experiencia de un pastor bautista “de toda la vida” con la plantación de una iglesia emergente.

He tratado de evitar compartir nuestra historia porque creo que es aún es pronto para dar nuestras conclusiones en lo que iglesia emergente se refiere.

He pastoreado iglesias bautistas por más de 35 años y siempre he tratado de permanecer en la “vanguardia” en el área del evangelismo y del crecimiento de la iglesia. Después de haber probado todas las “nuevas” ideas desde las de Cho pasando por Wagner Hybels e incluso Warren. He estado en todos esos lugares y he estudiado mucho. He experimentado un  mini-avivamiento en la última iglesia Bautista que he pastoreado he estado tanto en Pensacola como Toronto. Es por ello que podría decir que tengo algo de experiencia.

A finales del año 2000 renuncié a la iglesia que pastoreaba para entrar en un proceso de confrontar con el Señor un sueño que al final se tradujo en el inicio de una nueva iglesia que comenzamos de cero con sólo 12 personas.

Han pasado ya cuatro años y ya tenemos alguna comprensión de las cosas. Seguidamente presento un resumen de lo que el Señor ha hecho en medio nuestro. He tratado de ser no demasiado radical, sino que aplicar principios bíblicos de toda la vida y tratar de ser relevante.

1. “Cada miembro es un ministro” – Menos énfasis en “el pastor” y más en cada uno de los ministerios que Dios ha puesto. Descubrir los dones y habilidades que cada quien tiene y ponerlos a trabajar en la comunidad o en el trabajo o en la escuela.  Esto no suena a algo muy diferente a lo que hemos escuchado en el pasado, pero nos ha dado resultado pues hemos tratado trabajar en este sentido.  Ahora tenemos seis grupos diferentes con sus líderes (que de forma independiente se erigen) y que conectan con los vecinos del barrio, con sus compañeros de trabajo, con sus compañeros en la universidad, etc., etc.

2. “No VAMOS más a la iglesia” – Claro que nos reunimos los domingos por la mañana pues es el momento más fácil para la mayoría de los miembros. No consideramos que esta reunión sea la principal aunque son dos horas y media de la adoración, de café y enseñanza. Solemos hacerlo en varias “salas de reunión” que pueden ser en el club, mientras comemos en un restaurante o en un parque.  También nos hemos reunido en una sala de conferencias de un Resort.  No tenemos planes de tener nuestro propio local sino que aumente el número de estas salas de reunión en lugar de tener una multitud en un local. Tal vez en un futuro nos reunamos todos juntos en una convención para edificarnos y compartir nuestras experiencias e inspirarnos mutuamente.  Nuestro lema de misión es muy simple: “Su presencia, alcanzar a las personas y cambiar vidas”.  Podría compartir varios testimonios de lo que está sucediendo en medio nuestro.

3. “No más calendarios de eventos”. Como grupo no invitamos a nadie a nada. Sin embargo los miembros invitan a otras personas a sus hogares y a grupos pequeños. Nos reunimos con las personas para tomar un café, compartir una cena, etc., etc.

4. “Mantener la simplicidad” Hay un pequeño grupo de liderazgo y aunque estoy considerado como “el”, creemos que los dones espirituales deben ejercerse y no sólo en las  reuniones de “iglesia”. Los miembros tienen absoluta libertad de bautizar a nuevos creyentes y compartir la Cena del Señor en sus reuniones, además tienen absoluta libertad para probar nuevas cosas.  Creemos en la libertad y la capacidad de nuestros miembros.

5. “Las relación facultan al ministerio”.  Hemos dedicado mucho tiempo en conocernos unos a otros. Por eso animamos a los grupos más pequeños a que dediquen el tiempo a compartir juntos. Creemos que por las relaciones se establece la confianza en las personas para ministrar la Gracia de Dios a las personas.

6. “No somos la única iglesia en nuestra ciudad”. Por lo tanto creemos en el apoyo de otras iglesias y sus ministerios. Si alguien tiene un evento anual que está haciendo un buen trabajo lo apoyamos, los ayudamos con nuestro trabajo o con una donación. Tenemos una amplia visión de la iglesia tanto a nivel de ciudad, la nación como internacionalmente. Tenemos una lista de apoyo tanto en el país como en el extranjero.

7. “Nuestros líderes, incluyéndome a mí, trabajamos en empleos seculares”.

Creo que este escrito se está convirtiendo en un tratado y no es mi intención que lo sea por lo que voy a parar aquí. Sin embargo de lo anterior se puede deducir que como iglesia estamos concentrados en la misión más que en la gestión de los asuntos de la congregación y es este el mensaje que quería compartir

Kenn Kilah
Caloundra CityHarvest

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 0, Promedio: 0

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado