Las universidades: cosecha de Dios

universidad.jpg
Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Al ver las multitudes tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «A la verdad la mies es mucha, pero los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies». Mateo 9:35-38 (1995)

Durante mis últimos 5 años de ministerio, mi vida ha dado un giro que nunca me hubiese imaginado que podría suceder al comenzar mi ministerio en los campos universitarios. Quisiera compartir (6) seis elementos esenciales de la gran cosecha que Dios ha preparado en medio de cada universidad de nuestros países.

 

 

  1. En primer lugar las universidades requiere una clara visión, muchos sueñan con ir al otro lado del mundo para alcanzar a los “no alcanzados” esto es algo digno, pero nos hemos puesto a pensar en cuantas culturas no alcanzadas tenemos en nuestras propias narices y no hemos podido verlas claramente como un campo listo para la cosecha, las universidades representan un grupo cultural particular, lleno de muchos sub-grupos culturales diversos y en constantes cambios y desarrollo. Se ha dado cuenta que en toda comunidad los universitarios representan una cultura dentro de una cultura, y la universidad es el lugar donde la cultura evoluciona o involuciona. Es cuestión de visión, es un asunto de ver más acá, no es que más allá no haga falta el evangelio, el llamado incluye “lo último de la tierra” sin descuidar nuestra Jerusalén, si te das cuenta la universidad es una ciudad dentro de tu ciudad, el algunos casos amurallada y fortificada, pero no imposible de alcanzar.
  1. Las universidades constituyen un campo que nos mueve a la compasión, son múltiples las penurias y necesidades que nuestros jóvenes en las universidades sufren constantemente, en algunos casos el haberse trasladado de una ciudad a otra para iniciar sus estudios representa todo un desafío para el principiante. En otros casos la presión de los diferentes grupos sociales que ejercen una fuerte coacción para someter al individuo, drogas, alcoholismo, prostitución entre otros males. Muchos no logran vencer las vicisitudes y caen vencidos, otros permanecen bajo un constante estrés propio de todo estudiante, pero los daños emocionales, espirituales y psicológicos son irreparables, es decir nuestros universitarios deben movernos a la compasión.
  2. Las universidades son un campo de ovejas desamparadas y dispersas que necesitan un pastor, de 16 a 21 años son las edades promedios de los universitarios, precisamente es el tiempo de las tomas de decisiones y la incertidumbre, es allí donde nacen los compromisos para el resto de la vida, por lo tanto, la urgencia de creyentes maduros dispuestos a ejercer la labor pastoral que es una tarea inherente del pueblo de Dios, ellos necesitan saber que Dios quiere ser su “Buen Pastor”, ellos pueden pertenecer al rebaño de Dios. Al poner los ojos en las exigencias de este campo de Dios, son pocos los obreros y las iglesias que se deciden a extender su ministerio hasta estos lugares.
  3. Las universidades representan un campo de Dios “multitudinario”, sin duda alguna en este punto las estadísticas nos muestran una clara verdad irrefutable, en nuestro país (Venezuela) la población universitaria se ha multiplicado de una manera impresionante, muchos son los factores que influido en este asunto, uno de estos agentes son; el crecimiento de la población, la creación de nuevas universidades, publicas y privadas y un interés propio de nuestra cultura. Esto demuestra claramente que nosotros como iglesia y pueblo de Dios, no se ha desarrollado una estrategia o programa que responda a estas necesidades, es decir nos hemos quedado cortos ante este crecimiento. Es necesario que se preparen más lideres para realizar esta labor, es urgente que más iglesias se comprometan con este ministerio, ¿Dónde se están preparando la nueva generación de lideres de nuestra sociedad? Exactamente, en las universidades.
  4. Las Universidades encarnan un motivo de oración e intercesión perenne, La Biblia nos exhorta a orar e interceder por nuestros lideres y representantes para poder vivir quieta y reposadamente, muchos comienzan a orar desde el momento que el individuo gana una elección electoral o comienza a ejercer un puesto administrativo en cualquier organización empresarial o gubernamental, sin embargo, se hace necesario comenzar a orar desde el mismo instante cuando el futuro líder inicia su preparación o formación intelectual, allí se debe emprender nuestra tarea de intercesión y oración. Hermanos oremos por nuestros jóvenes universitarios. 
  5. El último lugar este escrito tiene el propósito de ser un medio para la reflexión, Dios quiera que muchos hermanos con un deseo de obedecer al Señor al leer el mismo sean desafiados a comenzar con el universitario de tu comunidad, el miembro de tu familia y por que no, estar dispuesto a ir al mismo campo, los recursos Dios se encarga! La capacitación? El Espíritu Santo lo hará! Si usted requiere alguna información o desea unirse a algún equipo de trabajo, hágalo saber a través de un comentario dejando su email para contactarlo. Dios les bendiga.
¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 1, Promedio: 5

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado