10 leprosos: ¿Por qué sólo regresó uno?

La más increíble historia de la ingratitud, basado en la sanación de los 10 leprosos. ¿Por qué solo regreso uno de ellos? Este mensaje es idoneo en estos días en los que se nos invita a dar gracias.

10 leprosos: ¿Por qué sólo regresó uno?

Lucas 17:11-19

¿Por qué cree usted que no regresaron los nueve leprosos limpiados para darle las gracias a Jesús?

Bueno, imaginémonos la escena y pensemos en algunas de estas excusas   baratas.  A lo mejor uno de ellos se acordó que había dejado a sus hijos muy pequeños cuando le comenzó la lepra y estaba ansioso por verlos. Otro se acordó que por su enfermedad había perdido su empleo y era hora de recuperarlo. Un tercero añoraba el día para ver a sus amigos de la infancia y no quería perder más tiempo para saber de ellos.

Otro  habría tenido una novia y ahora regresa para ver si todavía está allí y mostrarse que ahora está limpio para ella. El quinto de ellos reaccionaría, diciendo,  que antes de esa enfermedad había comenzado a estudiar, por lo tanto era hora de regresar a clases. Es posible que el sexto fuera un deportista antes de vivir en esa condición, y como ahora está sano, quiere regresar para hablar con el manager para que lo acepte en su equipo.

A lo mejor el séptimo era un hombre de negocios y no veía la hora de regresar allí. Es posible que el octavo hombre era un religioso, a lo mejor un levita, y que al verse ahora limpio, corre pronto para hablar con el sacerdote para recuperar su trabajo como ministro de Dios. Y finalmente, el noveno hombre  pudo ser un agricultor que había dejado sus tierras abandonas por causa de la enfermedad, pero ahora quiere ir pronto para volver a cultivar y cosechar sus tierras.

Bueno, la verdad es que no sabemos por qué no regresaron los nueves. Así que la pregunta de Jesús era necesaria, pues solo uno de ellos regresó para dar las gracias.  Amados, esta historia se repite siempre. La humanidad busca el “favor” divino, pero una vez encuentra cómo satisfacer su condición, entonces no hay regreso para darle las gracias a Dios. Y el creyente no escapa a esta verdad. No somos tan agradecidos.

La presente historia es única en la Biblia. Está llena del más grande asombro por los resultados. No hay otra escena que nos muestre la ingratitud como ella. Ser sanado de lepra, considerada como la peor enfermedad que haya existido, y no regresar al dador de la sanidad, nos revela ese lado tan incomprensible del ser humano. Respondamos la pregunta de Jesús en el mensaje de para hoy.

Porque valoró que alguien escuchara su dolor

Unidos por el mismo dolor

Lucas 17:12.  La primera observación que hacemos de esta historia es que los sufrimientos de la vida nos ponen a todos en un mismo nivel de igualdad. No importa la posición del cual se goce, las tragedias de la vida nos unen, y nos hacen ver cuán poca cosa somos cuando pasamos por el valle del dolor y la miseria. ¿Quiénes conformaban aquel miserable grupo que salió al encuentro de Jesús?

Pues al parecer eran nueve judíos y por lo menos un samaritano. No se sabe nada de esos 10 leprosos. No hay registros de su trasfondo social. Desconocemos quiénes eran antes de ser tocados por semejante enfermedad. Pero están unidos en su dolor. Ahora mire la escena. Las noticias acerca de Jesús ya eran notorias, de allí que al paso de Jesús entre Galilea y Samaria fue la oportunidad de sus vidas para venir a su encuentro.

A estos miserables que habían sido excluidos de la congregación, sociedad y familia, se les había dicho que tenían que estar lejos de alguien, anunciando que eran leprosos. De allí que el Dr. Lucas nos registra ese detalle tan significativo. Ojalá que la unidad en el dolor nos mantuviera en la misma unidad para amar a Cristo. Que el dolor mantenga la llama de Su amor.

Unidos por el mismo clamor

Lucas 17:13. Estos 10 leprosos habían oído hablar de Jesús. Alguien tuvo que contarles lo que él había hecho con otros enfermos. A estas alturas ellos tenían que saber acerca de la sanidad de otros leprosos (5:12-16),  y cómo ahora estarían  integrados a la sociedad por el toque de  Jesús.

Así que  esta es la hora para ellos. No podían pasar este momento. Por cuanto Jesús se dirige a Jerusalén donde iba a ser crucificado, nunca más pasaría por  allí. La desesperación de la lepra les lleva a unirse en un solo coro de clamor. ¿Por qué la miseria reúne a las personas y las confunde en un solo clamor? Porque el dolor humano, que no conoce barreras, lleva a niveles de desesperación y busca en oración audible y hasta desesperada por al Señor de la misericordia. 

Observe los nombres que usan los leprosos para dirigirse al Señor: “Jesús, Maestro”. Nadie salvaría como lo haría Jesús, de allí su nombre. Pero nadie enseñaría como lo hizo Jesús. Sin embargo, ellos vieron algo más allá de estos nombres cuando dijeron a una sola voz: “Ten misericordia de nosotros”. No había egoísmo en esta petición.  La  misericordia de  Dios no se hace esperar. Pero, ¿corresponde el hombre a esa misericordia?

Porque entendió el valor de la obediencia

Hay una obediencia a Jesús que no es absoluta

Lucas 17:4a. Jesús usó muchos métodos para sanar a las personas. ¿Por qué no respondió en ese momento el clamor de todos ellos? ¿Por qué no les dio la orden directa de sanidad como los hizo en otros casos? Porque Jesús prueba los corazones. El busca en cada “paciente” fe para ser sanado y para ser salvado. Hasta esta parte podemos ver que los diez hombres salieron a ver al sacerdote.

No sabemos que pudieran estar pensando. Si alguno de ellos fue como Naamán el leproso que se quejó contra Eliseo (2 Re. 5), a lo mejor dijo: “¿Por qué Jesús no nos sanó de una vez?”.  Nadie sabrá lo que había en los pensamientos de esos hombres, pero una cosa si dominó aquella búsqueda: Jesús les dijo que fueran, y si él lo dijo, entonces había que obedecerle.

Así que ellos fueron, y ¡sorpresa! Mientras iban quedaron limpios como la piel de un niño. Imagínese la escena. Véalos saltar de gozo. Observélos abrazarse.  Véalos correr a los sacerdotes para que les dieran el visto bueno de su sanidad. Véalos ir de un lado para otro, pero menos para Jesús. Así es el hombre. La ingratitud jamás  reconoce al Dador.

Limpiados pero no salvados

Lucas 17:14b. Esta historia es sorprendente. La manera cómo termina todo parece algo de película. Los diez hombres fueron limpiados. Observe la manera cómo Lucas le pone su sello de médico, al decirnos: “Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados”.

Hubo un milagro colectivo. Jesús les sanó en la distancia. Después de mucho tiempo ahora esos cuerpos no hedían. Las ropas andrajosas fueron cambiadas por ropas limpias y lavadas, propia de un cuerpo nuevo. Jesús trajo sanidad a esos cuerpos casi podridos. Y es que así es la obra del Señor.

Nada como su poder para sanar al enfermo y al despreciado. Estos hombres clamaron por misericordia y les fue dada, y en abundancia. Pero, ¿qué paso con ellos? La historia nos hablará después de nueve hombres limpiados, pero no salvados. ¿Puede pensar en las implicaciones de esta condición? Los nueve leprosos tuvieron  a una obediencia temporal, mientras lograron resolver su problema.

Esto no ha cambiado nada. Tenemos multitudes que vienen a Cristo para resolver sus problemas. Pero una vez hecho eso, no regresan. Esa experiencia la vivió José cuando estuvo en la cárcel e interpretó el sueño al coopero, pero este se olvidó de él (Gn. 40:9-15). ¡Seamos agradecidos!

PORQUE AGRADECIÓ EL HABERSE VISTO SANO

El regreso del que se vio sanado

Lucas 17:15a. Cuando el samaritano se dio cuenta que había sido limpiado, retrasó su visita al sacerdote. El samaritano, como el resto de los judíos, sabía de ese rito. Los sacerdotes conocían muy bien las estipulaciones de la ley sobre el tratamiento de la lepra (Lv. 13).

Sólo ellos podían declarar limpio e integrar a la sociedad al que se declaró inmundo por la lepra. Pero este hombre regresa primero a Cristo. Al final, fue él y no el sacerdote el que le había limpiado.  ¿Y cómo no agradecer a la persona que hizo posible que renaciera la alegría, la esperanza y la integración a la vida que  esta enfermedad le había negado? ¿Cómo no regresar a Jesús el único que tuvo misericordia de él? ¿Cuáles son los beneficios de reconocer siempre la fuente de nuestra gratitud?

Una encuesta ha revelado que la gente que tiene el hábito de ser agradecido es más alegre, saludable, menos estresados, más optimista, y con más probabilidades de ayudar a los demás. El despreciado samaritano vino a darle honor al Dador de su nueva vida. Su regreso estuvo cargado de mucha adoración y profunda gratitud. El hombre que reconoce que todo lo que tiene proviene de Dios, regresará glorificando su nombre.

El sanado también fue salvado

Lucas 17:19. En esta historia queda demostrado que no siempre los hombres sanados, son hombres salvados. Al único que Jesús le dijo “tu fe te ha salvado” fue al despreciado  samaritano. ¿Puede imaginarse la decepción de esos nueve hombres al final de sus días? Vivirían con un cuerpo sano, pero con un alma perdida.  ¿Puede imaginarse al samaritano?

Vivió con un cuerpo sano, pero también con un alma salvada y profundamente agradecida. Observe los verbos que revelan la conversión del samaritano. “Volvió” eso significa que no se alejó del salvador. “Glorificando” eso revela el acto más hermoso de un alma salvada. Es reconocer que Dios merece nuestra adoración  por su trabajo de amor y perdón. “Dándole gracias” eso es recocer al que le hizo bien a la vida; al que tuvo misericordia por el estado de miseria.

Hay algo en esta historia que es revelador. Los hombres seguirán buscando a Dios para que les haga el “favor”. El interés en buscar a Dios es material, pero no espiritual. Ya Jesús lo había dicho de otra manera: “¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma?” (Mt. 16:26). Regresemos  a Jesús por sus puertas con acción de gracias.

Porque Él vió la indiferencia de los otros nueve

¿No son 10 leprosos los que fueron limpiados?

Lucas 17:17. Las matemáticas del Señor son exactas. Él vio a 10 leprosos que salieron a su encuentro para ser sanados, pero ahora solo  uno  ha venido con gratitud. Los otros nueve que fueron sanados se  habían saciado de las bendiciones de Dios, pero al final estaban tan perdidos como el resto de la nación de Israel (v. 17). En esta historia de ingratitud se cumple lo que Juan dijo en su libro: “A los suyos vino, y los suyos no le recibieron…” (Jn. 1:12). 

Aquel fue otro símbolo del rechazo de Israel. Note cómo el v. 18 es muy parecido a lo que Jesús expresó en el 7:9, cuando Jesús se maravilló por la fe expresada por el centurión romano, declarando que ni aún en Israel había hallado tanta fe. Y esa fe no sigue siendo tan común en nuestro tiempo. Los nueve leprosos limpios representan a esa humanidad fría e indiferente que busca su propio bien. ¿Qué es lo que mueve al buscar a Jesús? ¿Se quejará también el Señor de cada creyente por su falta gratitud y hasta indiferencia?

Y los nueve, ¿dónde están?

Lucas 17:17b. Jesús no tolera la indiferencia. Los hombres están bien equivocados si piensen que él pasa por alto esa actitud de indolencia con la que muchos actúan frente a sus bondades y misericordias. Vea cómo Dios le ha rodeado de “favores y misericordias”. Pregúntese ahora mismo: ¿Puedo venir ante él y postrarme en gratitud, regresando a él parte de lo que me ha dado?

Muchos hombres son como la historia de dos viejos amigos, Bob y Eddie, que se encontraron  un día en la calle. Bob se veía miserable, y con  las lágrimas en sus ojos,  Eddie le preguntó, «¿Qué te ha hecho el mundo  mi viejo amigo?» Bob dijo: «Déjame que te cuente. Hace tres semanas, mi tío  murió y me dejó cuarenta mil dólares.» «Eso es un montón de dinero», respondió Eddie.

Bob continuó: «Hace dos semanas, un primo de quien no  sabía murió y me dejó ochenta y cinco mil dólares.» «Pero eso es una gran bendición” respondió  Eddie. «Usted no sabe nada todavía»,  le interrumpió Bob. «La semana pasada una tía lejana falleció. Heredé casi un cuarto de millón de ella.» Ante esa extraña  historia, Eddie dijo que estaba más confundido: «Entonces, ¿por qué te ves tan mal y tu semblante caído?» Bob respondió: «Bueno, porque esta semana nadie murió». Los hombres nunca estarán satisfechos.

Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila” (Sal. 103:1-3). ¿Con cuál de los 10 leprosos limpiados se identifica usted?

Salir de la versión móvil