A los monjes del Monasterio de San Isidoro (vinculado con el protestantismo español)


Si estas gélidas paredes
De piedra nos hablaran,
Si estos ancianos muros
Derruidos nos contaran …
De aquellas largas noches
A la luz de tenues lámparas,
De aquellas conversaciones
Prolongadas en las salas,
En los silencios más estrictos
Y en las frías madrugadas …

Vocecillas entrecortadas
Por la fascinación de las almas
Frente a la Verdad descubierta
En las amarillentas páginas
De aquel Libro sagrado
Que revela la Palabra,
La Palabra sin atavíos
Con que la religión la disfrazara.

Ay, si hablaran los pasillos,
Las cámaras y las ventanas,
Donde tal vez alguna lágrima
En sus pretiles se posara,
Mezcla de dolor y temor,
De ira, de gozo y rabia,
Por el hallazgo más grande
Que la historia no contara
Por intereses y mentiras
Que la Verdad menoscaban …

Ay, si hablaran las paredes,
Si las mesas nos susurraran,
De tantas horas en vela,
De esas hermosas jornadas
Musitando mil secretos
Al calor de unas llamas …
Hombres inauditos, valientes,
Héroes de la más noble causa,
Heraldos que lo dieron todo
Por la razón más alta;
Que entregaron sus vidas
Por tan excelsa ganancia …

Ay, si nos contaran los claustros,
Las bóvedas y las estancias,
De los miedos y las luchas,
De las bravuras y hazañas,
De aquellos sencillos monjes
Que nos legaron la Palabra
Cual testigo que les costó
Al fin sus vidas sacrificadas
En hogueras y mazmorras
Y en torturas impensadas,
Sólo por hallar la Verdad
Y por querer abrazarla …

Anónimas vidas entregadas
Sin dilaciones, ni tardanzas …
Ellos nos abrieron el camino
A la luz y a la esperanza;
Y cambiaron la historia
En esta tierra de España.
Ellos en olor fragante,
Mártires de la intolerancia …
Dieron todo lo que tenían
Por la razón más elevada,
Se dejaron silenciar al fin
Para que la Verdad triunfara …

Oh, si los recuerdos vividos
Que aquí con celo se guardan,
Entre estos muros de piedra
De todo aquello nos contaran
Para despertarnos el corazón
Y zarandearnos el alma,
Para encender aquella luz
Que antaño nos quemara …
… Porque aún su sacrificio
Nos grita en la lontananza,
Por si quizás despertamos
Del letargo que nos ata …

Nota: Pocos conocen la vinculación tan directa que este Monasterio tiene con el protestantismo , ya que en su interior se leyeron y tradujeron libros prohibidos por la inquisición, por lo que muchos de sus monjes fueron perseguidos, encarcelados, y algunos , como Fray Miguel y Fray Morcillo, ejecutados en auto de fe en Sevilla en 1.559. Otros lograron huir , y entre los fugados hay que destacar a Casiodoro de Reina, autor de la primera edición de la Biblia del Oso, publicada en Basilea en 1.559. Esto hace que el Monasterio sea más conocido fuera que dentro de nuestras fronteras , y es lugar de peregrinación para los evangélicos de todo el mundo . Tan importante es para ellos este recinto, que en época reciente llegaron a comprar parte del edificio.

Poemas para el Rey

entreCristianos presenta una seleccion de poemas con un mensaje cristiano para la edificación de nuestro espíritu de diversos escritores. Destaca la labor de Chari Morillo Algarín quien continuamente nos bendice con sus poemas y quien ha recopilado algunos de ellos en su poemario En un rincón del alma, disponible en las librerías cristianas evangélicas de España.

Más poemas en nuestra sección: Poemas para el Rey

0 0 voto
Valoración

Te recomendamos

Suscríbete
Notificado
guest
0 Comentarios
Feeback en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
()
x