A pesar de la cima tan alta, sigo mi camino

A pesar de la CimaA pesar de que la cima que tengo enfrente sea muy alta y siento vértigos por la situación que se me avecina, no temo. El Señor está conmigo y me da fuerzas.  El pone mis pies como de ciervas y en alturas me sostiene.  El despeja mi camino y mis tobillos no flaquean.  Sigo adelante pues El me guía a la meta.

Salmo 18:32-36

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 1, Promedio: 5

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado