Más que pajarillos

Valemos más que pajarillos

Sigo adelante porque Dios está conmigo

Sigo adelante porque Dios está conmigo

 

publicidad

Dios está contigo siempre

Dios está siempre contigo: 9 versos en la Biblia claves

¿Está Dios siempre contigo? Muchas veces la dificultad nos ciega la vista y no somos capaces de ver la mano de Dios en momentos críticos.  En esas situaciones el enemigo utiliza  el...
Apuntando al cielo

Apunta al cielo – C-S. Lewis

  Apunta  al cielo y desea las cosas de arriba. Eso es lo duradero lo que permanece Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado...
Soy hijo de Dios

Soy hijo de Dios

No hay mayor alegría que saber que soy hijo de Dios. Esto implica que Dios es mi Padre y me ama. Está junto a mi cuidandome y quien quiere lo mejor para...
Dios nos libera de la depresión

Dios nos libera de la depresión

La depresión es un problema muy generalizado en nuestra sociedad actual.  Como es muy fácil ver  como la depresión afecta a tantas personas en la actualidad, se le ha comparado como si...
una adoración no negociable

Una adoración no negociable

  El capítulo 8 del libro de Éxodo nos presenta una enseñanaza de mayordomía del creyente en relación a lo que es una adoración no negociable. Su enfasis es sobre el rendir...
La adoración al selfie

La paradoja de la adoración al selfie

Hace algún tiempo un amigo que dirige la adoración en su iglesia me envió un mensaje de texto para expresarme su preocupación. “Últimamente he estado meditando sobre las redes sociales. Creo que...
El examen final

El examen final

Nada producía más estrés que los exámenes de los cursos que nos promovían a un nuevo grado de estudio. Lo que yo recuerdo de mi tiempo eran las avanzadas horas de las...
quietud en la oración

7 consejos para alcanzar quietud en la oración

Una de las características del mundo contemporáneo es la hiperactividad.  Hoy más que nunca nuestras mentes están sobrecargadas de distracciones de toda índole .  Esta situación conlleva a que muchos no logremos...