Actualidad

Dos libaneses predican la salvación en medio del golpe de Estado en Sudán

Golpe de estado en Sudán
Golpe

A finales de Octubre el ejército de Sudán tomó el poder en ese país, arrestando al primer ministro y a otros funcionarios del gobierno de transición, lo que provocó protestas de miles de manifestantes en todo el país que exigían el regreso al gobierno civil. La toma de posesión amenazó el inestable avance del país hacia la democracia.

Las complicaciones de un golpe de estado no obstaculizaron que John Sagherian y Elie Heneine dos cristianos libaneses que se encontraban en el este de Sudán , llevarán a cabo su misión de compartir el evangelio de Jesucristo.

“Al instante, todo lo que habíamos planeado para ese día quedó en el aire”, dijo Elie Heneine, una trabajadora del personal de 27 años de Youth for Christ (YFC) Líbano. “Bueno, el trabajo de los jóvenes es muy orgánico”.

Heneine estaba tranquilo. Es habitual la inestabilidad como cristiano libanés, y Sabet y otros les aseguraron que todo estaba bien, a pesar del disturbio político entre los dirigentes militares y civiles que alguna vez cooperaron.

El director regional de YFC, Sagherian de 74 años, llevaba mucho tiempo “deseando visitar” Sudán. Dos años antes, había contactado a un director de país prometedor llamado Sabet, quien desde entonces había reclutado a otros siete miembros del personal voluntario y se concentró en el interior más pobre.

En 2019, el ejército sudanés respaldó protestas masivas para derrocar al dictador de 30 años Omar al-Bashir. Una serie de reformas a la libertad religiosa reemplazaron su gobierno islamista, se firmaron acuerdos de normalización con el antiguo enemigo de la nación, Israel, y Estados Unidos eliminó a Sudán de su lista de estados patrocinadores del terrorismo.

No está claro qué mandato tendría ese gobierno. Burhan había dicho repetidamente en las semanas previas a la toma de posesión que los militares entregarían el poder solo a un gobierno electo. Antes del golpe, Sudán estaba gobernado por un gobierno de transición que incluía un consejo soberano conjunto militar-civil y un gabinete, encabezado por Hamdok, que manejaba los asuntos cotidianos.

Dos días antes del golpe de estado, el equipo de YFC había viajado horas por las carreteras llenas de huecos con múltiples puestos de control para llegar a Wad Madani, la novena ciudad más grande de Sudán. La oficina de jóvenes de Sabet estaba situada en una escuela evangélica, e invitó a Sagherian a predicar a la congregación local ese domingo por la noche.

Sabet trabajó con el director, quien hace 10 años se había convertido en el primer converso al cristianismo. Pero no fue el último. Al compartir el evangelio, Sabet reunió a los nuevos creyentes en una comunión hogareña. Posteriormente construyó una iglesia y, una escuela. Y ahora llamó al 95 % de los estudiantes musulmanes para que asistieran a un mitin de jóvenes, y le dijo a Sagherian que debía predicar claramente sobre Jesús.

Unas 30 personas llenaron el lugar donde se llevó a cabo el encuentro. Tales invitaciones improvisadas no eran inusuales, por lo que Sagherian entregó un mensaje que había dado a menudo a los jóvenes libaneses, sirios y egipcios.

El título resultó profético: “¿Por qué Dios nos está haciendo esto?”

“¿Nos enojamos y nos amargamos o decimos: ‘¿Y ahora qué, Señor?’”, Recordó Sagherian predicando. “Y luego ocurrió el golpe al día siguiente”.

Sagherian compartió una experiencia vivida. Diez años antes, Nancy, su esposa murió de cáncer. Su aceptación de la voluntad de Dios en sus últimas semanas e inspiró otra década del servicio incesante de su esposo.

En conclusión, el equipo se enteró de que los cristianos de Wad Madani se habían unido a sus conciudadanos musulmanes para rechazar abrumadoramente el golpe. Pero primero, YFC tenía que llegar a los creyentes locales.

“Estábamos cumpliendo las promesas de Dios”, expresó Sagherian. “Nunca sentí que estuviéramos en peligro y nos enteramos de que tanta gente estaba orando por nosotros”.

En cambio, pidieron un cambio de enfoque.

“Éramos dos personas que hicimos nuestro ministerio y nos fuimos, mientras Sudán sigue luchando consigo mismo”, expuso Heneine. “Ora por ellos”.

Para los libaneses, quienes esperaban un tiempo normal para compartir con los jóvenes, la experiencia fue transformadora. Sagherian recordó la oportunidad de compartir el evangelio con tantos jóvenes musulmanes y Heneine aprendió a “esperar en el Señor” de su colega principal.

“Dios movió las circunstancias y las personas, colocándonos en lugares que no podríamos haber imaginado”, indicó Heneine. “Fue como una partida de ajedrez bien jugada, y Dios ganó”.

Desde que el presidente Omar al-Bashir fue derrocado en abril de 2019, ha habido incertidumbre sobre el liderazgo de Sudán y cómo afectaría a los cristianos.

Fuente CBN

La noticia en oración

Nuestra misión no es sólo informar de lo que acontece. Intercedemos y pedimos a nuestros lectores a unirse a orar por las noticias que publicamos. Te invitamos a orar por la situación en Sudan donde sus habitantes reclaman elecciones libres.

entreCristianos

Tu sitio donde te puedes actualizar con noticias cristianas y orar por lo que acontece en el pueblo de Dios y en el mundo. Estamos en la web desde el año 2001.
Suscríbete
Notificado
guest
0 Comentarios
Feeback en línea
Ver todos los comentarios

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
()
x