El cristiano enfrentado a un mundo posmoderno

Tiempo de lectura: 4 minutos

¡La verdad es relativa! ¡Se acabaron los absolutos! Se escucha con frecuencia en nuestras universidades, empresas, centros comerciales en todos lados, ¿Qué esta pasando? Me pregunto un joven en la iglesia; le respondí estamos enfrentando a un mundo vestido de posmodernidad. Pero ¿Qué la post modernidad?

Para Richard Rorty, filósofo pragmático norteamericano, el término "posmodernidad", es una especie de "no concepto", y "ha sido demasiado utilizado, de forma que causa más perturbaciones de las que vale la pena …" (3) Por su parte el filósofo francés Jean-François Lyotard, uno de los pioneros en la consideración de la posmodernidad, dice que esa palabra "designa el estado de la cultura después de las transformaciones que han afectado a las reglas de juego de la ciencia, de la literatura y de las artes a partir del siglo XIX." (4) Y agrega: "Simplificando al máximo, se tiene por ‘posmoderna’, a la incredulidad con respecto a los meta relatos." (5) La posmodernidad, en consecuencia, es una crítica al poder de la razón para explicar toda la realidad. Representa un cuestionamiento a los discursos totalizadores, ovni-comprensivos, como interpretaciones del hombre, del mundo y de la realidad. (Nota 1)

Como ustedes mismos podrán notar no es nada fácil tratar de definir apropiadamente este fenómeno actual, sin embargo, podemos decir con toda franqueza que este fenómeno es una corriente de pensamiento caracterizados por la relatividad de la ideas y los conceptos absolutos.

Pero ¿Qué dice la Biblia sobre este asunto? La posmodernidad nos ha agarrado desprevenido a muchos de nosotros pero no así a Dios hace casi dos mil años atrás escritores inspirados por Dios nos advirtieron claramente el peligro que se avecinaba sobre esta humanidad rebelada contra Dios y muy especialmente sobre todos aquellos que confesamos ser creyentes en el Hijo de Dios es decir Jesucristo. Uno de los que describe de una manera magistral esta época es el apóstol Pablo en su segunda carta a Timoteo capitulo 3: 1 al 5.

Ahora bien, ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. La gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes, *blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, insensibles, implacables, calumniadores, libertinos, despiadados, enemigos de todo lo bueno, traicioneros, impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios. Aparentarán ser piadosos, pero su conducta desmentirá el poder de la piedad. ¡Con esa gente ni te metas! (NVI)
   
Una de las verdades más sorpréndete es que se nos anuncia unos tiempo o días verdaderamente difíciles ¿acaso no son esos días difíciles estos que vivimos actualmente? Si que lo son, además se nos ofrece una lista completa de una serie de características que este hombre posmoderno presentaría, Será que ¿usted no se ha encontrado a alguna persona en su universidad, trabajo o vecindario con este perfil mencionado? La realidad estimado lector es que estamos bajo la opresión continua de una cultura posmoderna.

¿Qué podemos hacer? ¿Qué pasara con nuestros jóvenes? ¿Qué pasara con nuestros hijos? ¿a que mundo se estarán enfrentando? ¿Qué camino tomar? Pablo inspirado por el Espíritu Santo no da tres consejos claves para poder resistir y vencer a esta avalancha subjetiva que se nos viene encima.

En primer lugar Pablo nos invita en el versículo 10 de este mismo capitulo a seguir sus enseñanzas, su ejemplo y especialmente su fe, en Hebreos 13:7 se nos exhorta a imitar la fe de nuestros lideres espirituales, a nos desviarnos a ninguna otra parte que no sea los fundamentos de la vida cristiana expresada en la vida y obra de nuestro Señor Jesús. No solo seguir estos pasos por poco tiempo sino a ser constantes y perseverantes en la sana doctrina, la iglesia primitiva tenia una característica en su vida en comunidad ellos perseveraban en la doctrina de los apóstoles, esto favoreció el crecimiento integral del cuerpo de Cristo.

En segundo lugar en el versículo 12 se nos recuerda que por ser creyente debemos estar dispuesto a soportar persecución, esto no significa que como en tiempo del Imperio Romano seremos devorados por fieras salvajes o quemados en hogueras por profesar fe en el Señor, en este tiempo y especialmente en nuestro contexto la persecución se manifiesta por diversos ataques por desboronar tus creencias, sembrar en ti la duda, las pasiones juveniles, tentaciones sexuales, oportunidades de enriquecimiento ilícito entre otros ataques. Ahora el que procura de una manera sincera vivir una vida que agrade a Dios será objeto de burla y escarnio, pero se puede obtener victoria cuando el creyente se esfuerza con valentía y sin temor se prepara para enfrentar dichos ataques.

En tercer lugar en los versos del 13 al 17 se nos recuerda que la base de toda nuestra fe se halla en las Sagradas Escritura, constantemente o en casi todos mis escritos hago mención a este tema, la razón es sencilla; con preocupación he observado en muchos creyente un desconocimiento parcial y en algunos casos total de las verdades de Dios escritas en Santa Palabra, el problema se presenta cuando no se fomenta en los nuevos creyente el habito de leer la Biblia y muchos solo se conforman con venir domingo tras domingo a escuchar lo que el predicador le venga a ofrecer. Si no se lee la Biblia por supuesto, mucho menos se memorizaran porciones de la Biblia, un creyente que no lee, ni memoriza ni medita no podrá obedecer lo que Dios le indica.
Esto produce creyentes débiles que son fácilmente arrastrados por diversas doctrinas o sucumben ante los ofrecimientos y ataques de este mundo posmoderno.

La Biblia es la espada del Espíritu que es de doble filo, además representa una verdad absoluta indiscutible, así que debemos promover la lectura de la Biblia en cada hogar cristiano, en otros casos los creyentes solo leen los comentarios bíblicos o libros cristianos, pero no se preocupan por leerla sistemáticamente y con devoción. Una jovencita me decía: Pastor a la hora de leer la Biblia oro al Señor y le pido que al yo abrir al azar la Biblia me indicara un versículo que estuviese que ver con mi vida, esta practica es muy común y errada y muestra la poca consideración que se le da a los dichos de nuestro Dios. Otros han sustituido la han sustituido por pequeños libritos de meditaciones de devoción.

No podemos sobrevivir en un mundo posmoderno sino tomamos en serio las disciplinas básicas de la lectura sistemática de la Sagradas Escrituras. La oración y el testificar valientemente a tiempo y fuera de tiempo.

Me permito citar al Dr. José M. Martínez  explica que: “ la práctica de la lectura de la Biblia y la oración diarias han disminuido, a juzgar por el propio testimonio de no pocos creyentes. Las nuevas generaciones espirituales tienen un conocimiento de la Escrituras inferior al de las generaciones anteriores. A veces resulta deprimente observar cuantos miembros de nuestras iglesias desconocen históricos prominente del Antiguo testamento,… algo parecido aunque de modo menos marcada, puede decirse sobre el conocimiento del Nuevo Testamento”.  (Nota 2)

 

Notas:

(1) http://www.accessmylibrary.com/coms2/summary_0286-32253541_ITM

(2) J.M. Martínez, Los Cristianos en el mundo de hoy, Terrassa, 1987, pp 81-82

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 2, Promedio: 5

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado