El devocional de hoy

Saliva en tu ojo

Lectura: Mateo 15:1-9

(Hechos 6:14) porque le hemos oído decir que este nazareno, Jesús, destruirá este lugar, y cambiará las tradiciones que Moisés nos legó.


Juan Wycliffe tuvo una visión de una Biblia en el inglés del vulgo y por esta razón los dogmáticos que estaban anclados al pasado le quitaron la vida. Juan Huss tuvo un sueño de una iglesia que vivía la vida cristiana responsablemente y que fuera guiada por las Escrituras y los tradicionistas le dieron la muerte en la hoguera. Martín Lutero fue despertado a la realidad de la gracia de Dios, una realidad que sus contemporáneos que vivían substanciosamente con la ausencia de esta realidad, no compartieron. En consecuencia, fue buscado por lo demás de su vida como reo por haber revelado un emocionante y preferible futuro para la iglesia.

Todo esto es la evidencia de que un reino viene y los poderes del pasado no lo pueden detener. Dios no ha dejado de forjar Su plan para Su iglesia. Su plan original comenzó a trastornarse por la ignorancia de la Palabra de Dios en como el tercer o cuarto siglo después de Cristo. Esta ignorancia casi reinó por varios siglos hasta que valientes varones de Dios se esforzaban a enseñar la Palabra de Dios conforme el Espíritu Santo les daba la revelación para la restauración de Su iglesia.

No obstante, hasta el día de hoy, el tradicionalismo sigue levantando su cabeza escabrosa para turbar el avance de la iglesia. Un problema ha ocurrido con cada generación es que la gente creía que tenían toda la revelación de Dios y no quería caminar ni un centímetro más adelante. Lo peor del asunto es que los que anteriormente eran los perseguidos, ahora perseguían a los que recibían lo que venía fresco de la presencia de Dios. Es importante entender que estas revelaciones no son "nuevas verdades", porque no existe tal cosa, sino manifestaciones de verdades que no han sido previamente entendidas. Ah, pero cómo nos estorban nuestras tradiciones.

Para ilustrar este punto os digo que si los discípulos hubiesen reaccionado de la manera que la iglesia lo hace hoy, tendríamos un desbarajuste entre manos. Cristo sana a un ciego o un mudo utilizando su saliva. Los discípulos viendo esto y sabiendo que era la obra soberana de Dios, salen inmediatamente y comienzan a escupir en los rostros de todos los enfermos. Suena gracioso, pero es exactamente lo que hacemos en nuestras iglesias el día de hoy con nuestras tradiciones; limitamos la manera en que Dios puede operar porque nosotros siempre lo hemos entendido así.

Debemos ser diligentes estudiantes de la Palabra de Dios para examinar todo bajo su luz. Si una cosa no esta de acuerdo o no esta en la Palabra, no tenemos que hacer caso de ella. Pero si es de acuerdo, echemos mano a esta verdad. Pensándolo así, una gran cantidad de nuestras tradiciones evangélicas no tienen nada de ver con la Biblia, sino que son ideas de los hombres.

PORQUE LO HAS HECHO SIEMPRE ASÍ NO QUIERE DECIR QUE LOS HAS HECHO CORRECTAMENTE.

(Hechos 17:11) Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.


Hno. Prince Parker
Botón volver arriba