Epitafio

 

 

 

I

… Oigo una voz que dice:

“No eres una cobarde”,

Y otra, “ que es lo mejor”,

“Que no es tan grave”,

“Que tienes que ser feliz

Y que aún no es tarde …”

… Para qué, me pregunto;

Es que soy yo el culpable

De que estés en este lugar,

De que llores, madre …

Sólo quiero ver tus ojos,

Poder al fin abrazarte,

Seguro en tus brazos,

Mirándote , madre …

Deleitarme en tu belleza

Sin que lo impida nadie …

… Mas, no sé qué pasa,

Para qué no es aún tarde,

Qué haces en este lugar,

Para qué no eres cobarde …

Porqué estás  llorando …

…Qué te hacen , madre …

No dejan de reconvenirte,

Por favor, no les hables,

No escuches, ni les mires;

Vámonos cuanto antes.

Dicen que será rápido

Y podrás al fin marcharte,

Que no dudes ya más,

Que nadie puede obligarte.

… Porque eres una mujer

Antes que ser madre …

Que no te dejes asustar

Por ignorantes dispares,

Que juzgan sin conocer

De tus sueños y afanes …

                 II

… Y al fin se apodera de mí

Un dolor que llega lento

Arrancándome cruel

De tu piel y tu cuerpo …

Me marcho sin querer

De un espacio perfecto

Donde te amé, madre,

Esperando en silencio

Conocerte al fin un día

Y que se hiciera cierto

El deseo de abrazarte,

Y aferrarme a tu pecho,

Y que el sonido de tu voz

Saciara tanto anhelo,

Tanto deseo de amarte

Y de sentirme pleno …

… Pero ya no sucederá,

Ya no hay remedio …

No sé qué has ganado,

… Mas, yo sé que pierdo.

 

 

Poemas para el Rey

entreCristianos presenta una seleccion de poemas con un mensaje cristiano para la edificación de nuestro espíritu de diversos escritores. Destaca la labor de Chari Morillo Algarín quien continuamente nos bendice con sus poemas y quien ha recopilado algunos de ellos en su poemario En un rincón del alma, disponible en las librerías cristianas evangélicas de España.

Más poemas en nuestra sección: Poemas para el Rey

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 0, Promedio: 0

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado