Iglesia en Canada ofició servicio de suicidio asistido

Iglesia en Canada ofició servicio de suicidio asistido

Un servicio religioso se celebró en una iglesia canadiese durante un suicidio asistido. Los hechos ocurrieron el mes pasado en la iglesia Churchill Park United ubicada en la la ciudad de Winnipeg al oeste de Canada.

Tal y como informa The Winnipeg Free Press Betty Sanguin de 86 sufría ELA y decidió acabar con su vida con ayuda sanitaria. Su deseo era que este evento ocurriese en la iglesia a la que asistía. La iglesia decidió bendecir su decisión y organizó la ceremonia fue llamada «Crossing Over Ceremony» (La ceremonia de cruce de camino).

Para Dawn Rolke, pastora la iglesia, este tipo de ceremonias es algo adecuado y natural. «Las iglesias han sido nuestro hogar y han sido lugarres donde hemos realizado nuestros rituales importantes, como el bautismo, el matrimonio, el funeral o conmemoraciones». La junta de gobierno de la iglesia aprobó por una por unanimidad la celebración de esta ceremonia según informa The Christian Post.

“Pensamos que era muy normal que ofreciesemos este servicio para Betty en nuestro santuario porque la muerte es una parte natural de la vida y Betty había vivido gran parte de su vida adulta en nuestra congregación” sostiene Rolke.

El suicidio asistido está condenado la mayoría de los paises del mundo. El suicidio asistido se practica en Canadá.

Suicidio asistido Vs. Eutanasia

Existe una diferencia entre suicidio asistido y la eutanasia. Su diferencia radica en quién administra el fármaco que propicia la muerte. En el caso de la eutanasia es el personal sanitario quien administra el medicamento y en el caso del suicidio asistido es el o la paciente quien se autoadministra el medicamento que otra persona le proporciona.

La cristiandad globalmente no acepta este tipo de actos por considerar que sólo Dios es el dueño de la vida y quien debe decidir cuando una persona muere. Pero la Iglesia Unida de Canadá, denominación a la que pertenece la Churchill Park, aprobó una resolución en 2017 que establece que permitiría el suicidio asistido por un médico y reconoció que sus miembros denominacionales probablemente tengan una «gama de puntos de vista» sobre este asunto. La controversia está servida.

Salir de la versión móvil