Lección 11: Tips – Aprendiendo a tocar de oido

Mis amados hermanos, comienza un nuevo año en nuestra preparación y tenemos ya varios meses de curso; y debo confesarles mi admiración hacia ustedes, por su constancias, sus preguntas, los apuros que me han hecho pasar y por lo que he aprendido de ustedes. Debo también darle gracias a mi Señor por la bendición que me ha dado al colocarme aquí, junto a este grupo de hermanos que elaboran esta página, por la cantidad de gente que he conocido y por la oportunidad que me brinda nuevamente de servir a nuestra iglesia.

Para comenzar este año, y después de dos meses sin escribir, para aprovechar que practicaran esas últimas clases que considero muy importantes, hoy he querido tocar varios temas a manera de concejos para aquellos que aún no han conseguido llegar al paso del acompañamiento básico y para educar el oído a aquellos a quienes les hace falta un poco mas de práctica.

TIPS: APRENDIENDO A TOCAR DE OIDO

Seguro que ya conocemos algunos acordes básicos: has estado trabajando en el ritmo y de pronto las cosas parecen ir tomando forma. Quizá ya puedas tocar un par de canciones que te salgan bastante decentes. Cuando afinas tu guitarra, empiezan a sentir que efectivamente está afinada. ¿Y ahora qué?…… ¡A tocar de oído!

Tocar de oído es FUNDAMENTAL y lo he puesto en mayúsculas para que te des cuenta de la importante que es. Si tocas de oído, cualquier cosa que hayas oído alguna vez está a tu disposición. Solo se trata de "descifrarlo". Aprender a tocar de oído es como cualquier otra habilidad: entre más la practicas, más fácil se vuelve, si lo haces con la suficiente frecuencia llegará el punto en el que ni siquiera necesitarás tu guitarra para saber qué está tonos está utilizando alguien. No quiero decir con esto que el estudio formal no hace falta, pero el ejercicio al oído es bien importante en nuestro adiestramiento musical.

El primer paso es tomar una canción que te guste. Escúchala con mucha atención. Lo primero es tratar de determinar cuando en la canción se cambia de un acorde a otro. Esto es importante porque te da un sentido del tiempo y va afinando gradualmente tu oído. Si no puedes determinar cuando cambia el oído por el sonido del acorde, trata de oír el bajo con más atención.

Cuando quieras sacar una canción de oído, es muy importante que tu guitarra esté afinada. Normalmente (aunque hay excepciones) todo el mundo utiliza la afinación universal en la que la nota LA (A) está a 440Hz. Esta afinación puedes obtenerla con un afinador electrónico, un pito LA o con un piano. Una vez afinada tu guitarra, lo primero es localizar el primer acorde de la canción. Primero trata de determinar en las cuerdas más graves de la guitarra cual es la nota básica de donde sale el acorde. Es un poco como afinar la guitarra. Si logras encontrar la nota básica, lo demás es saber qué clase de acorde se está tocando, pero ya tienes un avance. Por ejemplo si sabes que la notaba básica es un Do (C), ahora tendrás que ver si es un acorde mayor, menor, dominante, etc. pero en cualquier cosa será un acorde de Do.

Ahora que ya sabes una nota básica, ¿Cómo sabes qué acorde es? Aquí comienza un camino de prueba y error. Asume que es un acorde mayor y tócalo. Con un poco de suerte quizá sí sea el acorde adecuado, pero si no, escucharás la diferencia. La gran mayoría de las canciones están escritas en una tonalidad mayor, es decir, que la canción seguramente empezará y terminará con un acorde mayor. Si la canción suena triste y melancólica, es muy probable que su tonalidad sea menor, y la canción empezará y terminará con acordes menores. ¡Haz pruebas! Familiarízate con los acordes menores y mayores, porque de ahí parte todo.

En adelante, el asunto está en ver cuales son los demás acordes. Al principio no es una tarea tan sencilla porque requiere de tiempo, pero pronto te darás cuenta de que en la música hay muchas fórmulas preconcebidas y que la mayoría de los grupos tienden a usar ciertas secuencias, repeticiones y estructuras. Hay incluso grupos que se limitan a tocar tres o cuatro acordes y aunque suenen como algo muy complicado, en realidad tocan cosas muy simples.

Aprender a tocar de oído te ayuda en primer lugar a conocer mejor los acordes y a familiarizarte con ellos. Conforme saques más canciones de oído, las cosas se te facilitarán. También te ayudará a conocer soluciones nuevas a problemas concretos. Al igual que al empezar tus dedos eran débiles y te costó una buena cantidad de tiempo acondicionarlos y moverlos, con tu oído es lo mismo. Tienes que entrenarlo, y la única forma es no desesperarse y hacerlo una y otra vez.

Lo fundamental es no dejar de hacerlo. Pon el radio, toca cintas o Cd player y trata de escuchar las canciones. Cuando tocas de oído, ya no tienes que esperar a que alguien te pase la tablatura de una canción que te gusta, o un libro; al contrario, te sentirás orgulloso de preparar tablaturas y presentarlas a los demás. Simplemente tendrás que oírla, y podrás tocarla. Vale la pena ¿No?

Cómo mejorar tus presentaciones en vivo.

Uno de los grandes problemas que he conseguido a la hora de tocar en vivo es como solventar ciertos problemas técnicos y de presencia, mucho mas cuando el medio donde nos vamos a presentar es un medio cristiano, ya que nuestro esfuerzo va dirigido a alabar al Señor y no a una simple presentación ante hombres.
En mi experiencia musical como cristiano, siempre he tratado de esmerar la presentación. A mis compañeros de grupo, siempre les he dicho que debemos preparar las presentaciones con tiempo y como ejemplo pongo a los músicos seculares de éxito a nivel mundial, donde hemos encontrado producciones que han sido preparada con dos y hasta cuatro años antes de salir al mercado. Y esto es un trabajo dedicado al público pagano con piezas que muchas veces serán utilizadas para drogarse o para perdición; cuanto más un trabajo dirigido a nuestro Señor.
Tratando que podamos mejorarnos cada día mas, les dejo unos tips para que cuando tengan que tocar en vivo no surjan problemas y salga lo mejor posible, dado que se dio el mejor esfuerzo.

1. Consigue un lugar tranquilo.
Trata de que tus sesiones de práctica sean en un lugar tranquilo, sin ruidos ni distracciones, esto con el fin de que te puedas concentrar completamente en lo que estas haciendo, procura siempre estar solo o si estas en un grupo, sólo las personas que lo integran, recuerden que los mirones en un ensayo solo estorban, ya que te estarán distrayendo y nunca faltará quien se tropiece con el cable del amplificador y adiós ensayo.

2. Paciencia.
Lo peor que puedes hacer es desesperarte, si algo no te sale a la primera, no te preocupes, ya que con tiempo y práctica todo saldrá, recuerda que tocar la guitarra no es nada fácil, ya que si así fuera todo mundo seria guitarrista. Nadie nace enseñado así que en lugar de enojarte enfoca esa energía en algo útil, como practicar y practicar y practicar…

3. Repertorio.
Si eres principiante, haz una lista de los cantos que te salen completos y practícalos hasta que te salgan perfectas, no importa que sean pocas, lo importante es que las toques completas, así empezaras a hacer tu repertorio de cantos. Las canciones incompletas no te sirven mas que para estar improvisando y haciendo de payaso en el escenario, así que sácalas completas.

4. Graba tus ensayos.
Si te es posible en cada ensayo, grábate las canciones que toques, esto ayudara a identificar los errores, ya que es frecuente que te salgas del compás, lo cual es difícil darse cuenta mientras tocas, ya que estas concentrado casi totalmente en lo que esta haciendo, pero al momento de escucharte te darás cuenta inmediatamente de tus errores. Recuerda que nadie es perfecto. Cuando te escuches en la grabación y digas "epaaaa, ¿quién es ese que esta tocando!!!!???" entonces la canción estará lista para agregarla a tu repertorio.

5. Preparativos antes de una Presentación.
Antes de empezar una presentación realiza rápidos ejercicios de calentamiento, dale una repasada a las canciones que piense tocar en el orden correspondiente, trata de tranquilizarte ya que los nervios en ocasiones te traicionan y hacen que se te olviden las cosas que ya dominabas, esto es normal, sobre todo al principio, esto se soluciona tocando lo más que puedas delante de gente para que domines este miedo, verás que en poco tiempo superarás este temor.

6. Tu Imagen.
Cuando hagas alguna presentación de tu música, trata de estar tranquilo, ya que la gente notará si estas nervioso, procura no estar tomando líquidos fríos ni mascando goma de mascar, ya que eso te quita daña tu voz y además de imagen coordinación en tus movimientos y hará que empieces a tocar mal. No dejes pasar mucho tiempo entre canción y canción, ya que pensarán que no sabes que tocar, deja que el cantante te vaya diciendo que canción encaja más con la ocasión, ya que él es el que tiene más contacto con la gente, no es una ley seguir el repertorio tal como lo tienes establecido. Si eres guitarrista acústico, trata de estar sentado al lado y un poco atrás del cantante.

7. Trata de aprender de cada Presentación.
No todas las presentaciones son iguales, habrá algunas en las que te sientas muy bien ya que sentiste la manifestación del Espíritu, hubieron conversiones o simplemente, complaciste a la gente presente. Pero habrá otras en las que te pidan canciones que no te sepas, no te preocupes, es parte del trabajo, todas las canciones que te pidan y no te sepas, apuntalas en un papel y luego trata de sacarlas, de esa manera te darás cuenta que canciones le gustan a la gente, y así luego las integras a tu repertorio, y con el tiempo te harás de un repertorio confiable y seguro, esto en el caso de que lo que toquen no sean cantos de producción propia.

8. Sonido.
Por lo general en un grupo no te tienes que preocupar por el sonido, ya que cuando te subes a tocar ya esta todo listo, pero cuando andas tu solo como guitarrista y un cantante, tienes que hacer labores de cargador, técnico, músico etc. Si manejas poca potencia de sonido es preferible que se escuche en bajo volumen pero bien, a que le subas a todo lo que de y se escuche puro ruido, así que antes de empezar a tocar revisa bien los ajustes de tu sonido (ecualizador, mezclador, amplificador), ya que las condiciones cambian de un lugar a otro, y lo que pudo sonar bien en la última presentación puede sonar horrible en otra, así que chequea bien, ya que tu imagen también dependerá del sonido que salga de esas cornetas.

En la medida que vayamos avanzando, iremos dando mas tip´s los cuales nos Irán ayudando en esta labor de músico y adorador del Señor.

Se les quiere mucho, no olviden practicar y hasta la próxima clase.

Carlos Muñoz S.

0 0 voto
Valoración

Te recomendamos

Suscríbete
Notificado
guest
0 Comentarios
Feeback en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
()
x