Navidad

Tiempo de lectura: < 1 minuto


Navidad… Navidad…

cuando la esencia eterna

se hace terrenal,

cuando lo Divino y lo sublime

besa a la Humanidad,

cuando el Cielo toca a los hombres

para poderlos restaurar…


 

Navidad… Navidad…

cuando lo etéreo se viste

de forma corporal

para escribir la más bella historia

escrita nunca jamás,

e imprimir así el esbozo

de un amor sobrenatural…


 

Navidad… Navidad…

cuando Cielo y Tierra se funden

en una nueva identidad,

y los abismos desaparecen

bajo un puente celestial,

y simas y oscuridades mueren

ante un milagro sin igual…


 

Oh, Navidad… Navidad…

donde acaba el dolor

y comienza la sanidad;

donde el bien y la justicia

al fin vencen todo mal…

donde las lágrimas se enjugan

en un abrazo de paz…


 

… Navidad… Navidad…

Oh, Pequeño que nos llegas

para regalarnos la eternidad,

que traes en Tus manos abiertas

la luz de la Humanidad,

que te nos das sin reservas

para podernos salvar…


 

Inefable Don celestial

que sanas el alma

y al corazón lo haces rebosar

de una esperanza eterna

que nadie puede arrebatar…

oh, Tú fuiste el Regalo

que nunca pudimos soñar…


 

… Oh, Navidad… Navidad…

que te haces verdadera

en el alma que sin más

rinde sus derechos necios

para dejarse al fin curar

de esas heridas profundas

que sólo Tú puedes sanar…


 

… Te dejo, pues, ser Navidad

aquí en mi corazón,

en esta mi alma inmortal.

Te abro mis puertas todas

para que vengas a morar

en este lugar profundo

que sólo Tú puedes llenar.

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 0, Promedio: 0

Te recomendamos

Deja tu comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificado