Por eso me rindo Señor

Por eso me rindo Señor

Por eso me rindo Señor tu eres mi fortaleza y tu sabiduría es mi luz.

Te amo Señor. Tú eres mi fuerza. El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi salvador; mi Dios es mi roca en quien encuentro protección.
Salmo 18:1-2

 

Salir de la versión móvil