Siete mitos de la contextualización

contextualizaciónLa contextualizacion es un arma poderosa para alcanzar a otros mediante el Evangelio. Sin embargo no es la panacea y Bob Kauflin intenta exponernos los errores que podemos cometer si sobre enfatizamos en ello.

Cualquier  misionero adiestrado conoce que para predicar con efectividad el Evangelio en una cultura diferente a la suya se requiere contextualizar el mensaje que quiere dar. Las palabras que usamos no suelen traducirse automáticamente a una  cultura distinta pues carecen de las asociaciones y experiencias con las que estamos familiarizados. Necesitamos encontrar nuevas formas de comunicar la  historia que conocemos. Formas que puedan entenderse fácilmente, formas que “hablen el idioma”  a quienes estamos ministrando.

Incluso a escala local tenemos que someternos a la contextualización. Dado que la música y la liturgia son un lenguaje, pueden significar cosas distintas a diferentes personas. En los últimos años, se ha debatido mucho en este sentido.  Los expertos buscan ayudarnos a que comprendamos la importacia para que logremos que las personas realmente comprendan lo que hacemos y decimos para que podamos influir en su vidas efectivamente ( El libro Rhythms of Grace de Mike Cosper es un ejemplo de esto).  Todo esto podría significar modificar nuestra musica, liturgia, métodos de comunicación y muchas cosas más.

Sin embargo he visto como la contextualización se ha aplicado erróneamente en alguna ocasión. A continuación quiero exponer algunos puntos que me parecen útiles cuando busco una buena conexión con las personas.

Los intentos de contextualizar sin un liderazgo claro y sin una base teológicamente clara generalmente fomentan el  desorden, la división y la distancia. 

Muchas veces los líderes reciben una revelación que es muy adecuada para  la comunidad que les rodea. La música se vuelve más moderna, más fuerte, más jazzística o más tradicional.  De pronto se añaden o se eliminan prácticas litúrgicas centenarias. Pero hacer cambios drásticos en las formas o en el enfoque sin considerar a aquellos que ya están en la iglesia puede dar resultados desastrosos. Comunicar la visión en forma clara y con base en el Evangelio ayudará a las personas a participar en esos cambios.

Si en la congregación la mayoria no canta no estás contextualizando, estás actuando

La contextualización debería producir mayor compromiso, no menos. He estado en reuniones de adoración donde los músicos son culturalmente relevantes, pero por lo menos la mitad de la gente observaban y escuchaban en lugar de participar. En la Biblia se exhorta en mayor número de veces para que el pueblo de Dios cante y se estimula a a que se toquen los intrumentos (1 Crón. 16: 8-9; Sal. 5:11; Sal. 30: 4; Sal. 47: 6) . Por eso creo que es muy edificante enseñarle a la congregación  que sus voces llenas de fe son el sonido más importante que la misma música.

La contextualización que toma todas sus caracteristicas de la cultura el riesgo de volverse indistinguible

Si un incrédulo se siente muy cómodo en nuestras reuniones tenemos un problema. El Evangelio es una afrenta a nuestro orgullo. No es lo mismo estar en el mundo que ser del mundo. Si nuestra música, videos, valores y conversaciones se ven y suenan exactamente como el mundo que nos rodea, difícilmente un incrédulo entenderá cómo el Evangelio nos ha cambiado.

Algunos aspectos en nuestras reuniones deben ser contraculturales y no deben contextualizarse

Los cristianos somos la gente de la Palabra. Las Escrituras son nuestra primera y última autoridad en todo lo que hacemos. Por eso celebramos la Cena del Señor y el bautismo. Es por eso que los pastores predican y no se limitan a entablar conversaciones interactivas y amenas (2 Tim. 4: 1-2). La reunión del pueblo de Dios es su propio contexto, que está destinado a moldear y transformar nuestros pensamientos, nuestras perspectivas y nuestras elecciones.

La contextualización que ignora o minimiza la historia y otros contextos culturales tiende a crear esnobismo cultural, produce alienación y socava el amplio alcance del Evangelio

Cuando la contextualización se define de forma demasiado restringida, las personas quedan inevitablemente fuera. ¿Contextualizas para jóvenes de 20 a 30 años? ¿Qué pasa con los de 60 años?  ¿Quieres contextualizar para los educadores en casa? ¿Qué pasa con los padres que envían a sus hijos a la escuela pública? ¿Estás contextualizando para la comunidad artística? ¿Qué pasa con los obreros, las amas de casa y los contadores?

En una conferencia de pastores de la Sovereign Gracia Soberana Kevin DeYoung dijo que, “Quien se case con el espíritu de esta era se convertirá en la viuda de la próxima“.  Debemos conectarnos con los aspectos culturales más importantes de nuestros tiempos.  Sin embargo es necesario aplicar la prudencia para que quienes nos siguen sean conscientes que el Cuerpo de Cristo es universal y también es celestial.

Contextualizar la forma de hacer evangelismo es diferente a contextualizar las reuniones congregacionales

Las palabras de Pablo en 1 Cor. 9: 22-23 se utilizan a menudo como defensa para cambiar la reunión dominical de manera que los incrédulos se sientan mejor recibidos.

Pero Pablo está hablando de evangelizar a los no cristianos, no de las reuniones de los cristianos cuando rinden culto a Jesús. El propósito de esas reuniones es edificar el Cuerpo de Cristo a través de los dones espirituales para la gloria de Dios (1 Cor. 12: 4-7, 1 Cor. 14:12). Si un incrédulo nota diferencias en nuestros cultos es porque se da cuenta de que lo que está sucediendo en la iglesia es diferente a cualquier otro tipo de reunión (1 Cor. 14: 24-25).

La contextualización es un medio, no un fin

Hace un tiempo, estaba interactuando con alguien en Twitter que dijo que es “confuso cuando se usa “la adoración congregacional” a nivel global.  Lo que es congregacional para uno no lo es para otro“. Entiendo este punto de vista. Pero versículos como 1 Cor. 12 y 14, Col. 3: 16-17 y Ef. 5: 18-20 nos dan algunas pautas básicas que deben caracterizar cada reunión de cristianos.

Las iglesias de Moscú, Beijing, Madrid, Mumbai, Nairobi, Londres, Sydney, Santo Domingo y Boise deberían reunirse para escuchar la Palabra de Dios, fielmente expuesta y predicada. Las congregaciones de todo el mundo deben cantar y orar. Cada reunión y sus miembros deben reflejar la realidad de la nueva vida que compartimos a través del Evangelio de Cristo mientras anticipamos su regreso.

Dirigir las reuniones de manera que la gente entienda debe ser una prioridad para los pastores y líderes. Pero asegurémonos de que la contextualización nunca nos haga actuar diferente a lo que Cristo quiso al redimirnos: nos redimió para ser: ser hijos de Dios intachables y puros brillando como luces en el mundo mientras nos aferramos a la Palabra de Vida (Fil. 2: 15-16).


La Adoración importa

La Adoración Importa  está escrita por Bob Kauflin actual director de Sovereign Grace Music perteneciente al movimiento de iglesias Sovereign Grace Churches. Traducida por entreCristianos con el debido permiso de su autor.

Si lo deseas puedes ver más artículos de La adoración Importa


 

 

5 3 votos
Valoración

Te recomendamos

Suscríbete
Notificado
guest
3 Comentarios
más antiguos
más nuevos más votados
Feeback en línea
Ver todos los comentarios
Beltran
Beltran
1 mes de haberse escrito

El mensaje de dios transmitido a traves de las vivencias del pueblo hebreo, fue hecho en un lenguaje sencillo, debemos contextualizarlo en su cultura para de esta forma poder entenderlo en la nuestra y de esta forma se haga universal.

Rafael Montes
Rafael Montes
1 mes de haberse escrito

Excelente artículo me encantan los escritos de este autor. Debería publicar más a menudo

David Chavez
David Chavez
1 mes de haberse escrito

El tema es fascinante. Muchas gracias.
(Lamento los errores en la redacción)

3
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
()
x