Del escritorio de Julio Ruíz

El valor de la soltería

El valor de la soltería

1 Corintios 7:1-2, 8-9, 25-28, 32-35, 39-40

Estar soltero no es una desdicha; es más, puede ser una gran bendición si se sabe llevar bajo los cuidados y dirección de Dios. Es cierto que hay algunos solteros que no se han casado, porque, o son muy exigentes a la hora de su escogencia, o porque su condición la han dejado en manos del Señor.

Hace años alguien escribió para una revista de solteros, dejando sus condiciones para tener una esposa de la siguiente manera: “De todas las chicas que he conocido, nunca vi una buena para mí. Quiero una esposa que sea agradable y ordenada, que esté al día y que tenga pies pequeños.

Quiero una esposa que sea amorosa, amable, y que no tenga una mente demasiado independiente. Una esposa que sepa cocinar y coser. Quiero una esposa que sea sorprendentemente hermosa, inteligente, rica y extremadamente obediente. No es mucho exigir a una esposa, pero no sé si todavía puedo encontrarla”, seguramente la seguirá buscando”.

¿Qué dice la Biblia acerca de la soltería? ¿Cómo debemos entender este estado en el diseño único de Dios? Todos somos conscientes del hecho de que Dios ha diseñado la relación del matrimonio para que sea la expresión de más intimidad de la vida en el sentido social y de familia.  Es el diseño de Dios y un regalo de Dios. Pero no es único, porque Dios dejó a algunos para no casarse, y eso también puede ser Su voluntad. Esta es la razón por qué tenemos 1 Corintios capítulo 7 en la Biblia. Gracias a Pablo por dejarnos este capítulo.

Mi propuesta para este estudio es ver cómo un hombre y una mujer cristiana pueden descubrir el valor de su soltería para servir al Señor, dejando en sus manos su cuidado y el cumplimiento de su voluntad. Descubramos ese valor a la luz del consejo bíblico.   

La soltería también es un don de Dios

“Quisiera que todos los hombres fueran como yo”

1 Corintios 7:8. Pablo, al mencionar su propio estado como un hombre soltero, habla de una condición muy bendita, en lugar de lamentarse porque “lo dejó el tren”. Los solteros en este pasaje pueden ser una referencia a alguien viudo, divorciado, doncella y también al varón virgen.  Pablo nos habla de su soltería, y lo hace con valor, porque reconoce cuál ha sido el propósito de Dios al quedarse así.

Sin embargo, él inmediatamente nos dice que no todos tienen este don, el del dominio propio, por lo tanto, deben casarse. ¿Por qué razón? Porque es mejor “casarse que estarse quemando”. Otras versiones dicen “que estar continuamente ardiendo en lujuria, y en tentaciones difíciles de soportar”. Pero Pablo al avalar su condición de hombre soltero v. 7, admite que esto es un don de Dios, como también lo es el estar casados.  

Disfrutar de las bendiciones de la soltería es un regalo dado por Dios, pero no para todos. Quienes viven como Pablo, lo hacen para la gloria de Dios, el avance del reino y bendición a la iglesia. Estar soltero no debe ser una condición de frustración, si te deleitas en el Señor. Más bien esta es una hermosa etapa en la vida, donde solo Dios conoce cada corazón.  

La opinión respecto a las vírgenes

1 Corintios 7:25. Pablo no puede citar a Jesús en este tema, porque él no habló de la soltería, pero si da su punto de vista con la autoridad que le confiere el Señor como apóstol. El consejo viene del versículo 26 donde da sus razones para defender la soltería. Tenemos a algunos de ustedes viviendo como solteros en la iglesia, pero a lo mejor no están seguros si tienen ese don. ¿De qué hablamos? Que a lo mejor no estás casado, pero no te gusta.

Eres viudo y no te gusta. Esto significa que necesitas un compañero. Sin embargo, estar soltero tiene sus beneficios, por lo menos a corto plazo. Pablo dice que esta condición es buena, sobre todo “en vista de la angustia actual”, y por los tiempos difíciles venideros. La condición de soltería de Pablo era necesaria porque él estaba expuesto a una constante persecución por causa de Jesucristo.

Como soltero él viajaba de un sitio a otro. ¡Imagínese a Pablo casado viajando con su familia y siendo perseguido! En no pocas ocasiones Pablo relata las golpizas, naufragios, azotes, robos, y hasta cuando lo dejaron medio muerto. Estar soltero es una ventaja, y más lo es si te decides servir al Señor en esta condición. En este sentido, la soltería como un don, es una bendición.

El soltero evita los problemas de los casados

Si te casas no pecas

1 Corintios 7:28. Otra buena razón para la soltería no es solo por la presión del sistema, sino los problemas del matrimonio. Por supuesto que este no es un mandato para estar soltero, más bien es sabiduría para los que pueden soportarlo, y tienen el don de acuerdo con v. 9. Así que si te casas no has pecado, y si una virgen se casa no ha pecado como un viudo o un divorciado.  Pero   ” los tales tendrán aflicción de la carne, y yo os la quisiera evitar”.  

Lo que Pablo está diciendo es algo así como: ‘Si te casas tendrás problemas en esta vida y estoy tratando de evitarlo’. Esto pareciera un dilema, porque en ambas partes tendrás problemas, y Pablo está tratando de evitarte los menores. Al comentar esto, Pablo no estaba en contra del matrimonio. Él no lo vio como algo malo. Por eso está diciendo que, si te casas, no pecas. Y esto es así, porque el matrimonio sigue siendo una institución divina, y es parte de los buenos regalos de Dios.

¿Por qué Pablo veía los problemas que se dan en el matrimonio? Porque es la unión de dos pecadores. Si te casas “no pecas”, pero debes saber que un pecador te acompañará por el resto de tu vida.

La preocupación de Pablo

1 Corintios 7:28b. Definitivamente Pablo tuvo que ser un hombre casado; probablemente era un hombre viudo. La manera cómo él habla del matrimonio revela en esto su experiencia. La palabra que él usa para “problema” significa presión, ser exprimido. Su origen es de la palabra usada para triturar las uvas para producir jugos. Él sabía que el matrimonio era la unión de dos personas imperfectas.  ¿O acaso no es así? Si usted no ha tenido conflicto en su matrimonio lo felicito, porque seguramente usted está viviendo el cielo anticipado. Pero la verdad es otra.

En esa unión se dan pecados como la ira, el egoísmo, infantilismo, la deshonestidad, el engaño, la soberbia, y hasta la falta de tolerancia. Pablo pareciera decirnos que muchas veces las personas más infelices están casadas. Pero esto no quiere decir que todas las personas casadas son unos miserables, por lo menos eso no es mí caso.

Este venidero junio 2 del 2023 cumpliré 42 años, y me siento felizmente casado. Ahora bien, frente a todo lo expuesto hasta aquí los solteros se estarán preguntando, entonces ¿vale la pena casarse o quedarse solo? Pablo está respondiendo de dos maneras: la soltería como don de Dios es provechosa, pero quien se casa no peca.  

El soltero tiene más tiempo para su Señor

Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto

1 Corintios 7:29. Pablo sigue dando sus razones a favor de una soltería dirigida por Dios, pero también del matrimonio como parte de la voluntad de Dios. Aquí él afirma un hecho innegable: el matrimonio no tiene relación con la eternidad. El matrimonio forma parte del mundo pasajero. El tiempo corto es una referencia al kairos, no la cronología del tiempo del reloj.

El tiempo del crono, como el tiempo fijado, está pasando. Y el matrimonio es parte de esa brevísima neblina de la que nos habla Santiago 4:14, usándola como metáfora para hablar de lo rápido del tiempo. Y eso es bueno para nuestra vida, pero no tiene conexión con la eternidad. Entonces ¿cuál es la recomendación de Pablo? “Que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen…”. La visión de Pablo acerca de esta vida es que todo es pasajero. 29-31.

Por supuesto, su consejo no es para ser indiferentes con nuestras esposas, sino para ver al matrimonio como un tiempo que pasa. Es cierto que en el cielo usted conocerá mejor a su esposa y esposo, pero ahora esta relación es física y para el gozo de la vida temporal.

El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor

1 Corintios 7:32. Antes de casarme yo pensaba todo lo contrario. Creí que con el matrimonio se resolverían muchas cosas, pero la verdad es otra, por esto Pablo nos presenta la soltería para servir a Cristo sin estar divididos. Cuando estás casado y tienes una familia, estás distraído, estás dividido, mientras que el soltero puede concentrarse en las cosas que pertenecen al Señor, y cómo agradar siempre al Señor. 

Las personas solteras solo tienen sus preocupaciones agrupadas, pero los casados las tienen divididas. ¿Se acuerdan cuando Jesús llamó a algunos aspirantes a ser discípulos de acuerdo con Lucas 14:20? Uno de ellos respondió:  “Me acabo de casar y por lo tanto no puedo ir”. ¿Cuántas veces hemos escuchado eso?  Algunos de nuestros anhelos para dedicarnos a un servicio exclusivo al Señor chocan con nuestros compromisos de estar casados.

Si eres soltero, y por el momento puedes soportar hasta que el Señor conteste tus fieles oraciones trayéndote una pareja, sigue deleitándose en él, dedicando tu atención a los propósitos únicos de la gloria de Dios. Ahora bien, Pablo no está diciendo que el soltero es más espiritual y el casado es de segunda categoría. Ambos estados los aprueba Dios.

La soltería queda libre de atadura

La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive

1 Corintios 7:39. ¿Qué nos sigue diciendo Pablo con esto?  Que el matrimonio es permanente. Usted y yo estamos ligados a nuestras parejas mientras vivimos. Una vez que estás casado, eso es hasta la muerte. Una persona soltera tiene libertad, pero tan pronto como se casa, esa libertad termina y queda ligado a una persona mientras vivas.

La muerte es la única condición para una separación. El divorcio nunca fue una idea de Dios. De hecho, la razón del divorcio introducido por Moisés fue, de acuerdo con nuestro Señor Jesucristo, por la dureza del corazón (Mateo 19:8-10). De esta manera, si tienes el don de la soltería, o si hay una medida de satisfacción en ser soltero, no hay razón para involucrarse en un lazo de por vida que solo puede ser cortado por la muerte. 

Cuando estás ligado al matrimonio tendrás presiones y problemas, y tendrás tus intereses divididos durante toda tu vida. Necesitas estar seguro de que el matrimonio es el diseño de Dios para tu vida. Ciertamente el matrimonio nos liga a otra vida y al estar en esa relación te debes a una entrega, consagración y determinación para seguir juntos, fortaleciéndose el uno al otro para ser felices, porque el camino será muy largo.  

Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así

1 Corintios 7:40.  ¿Debe una persona permanecer soltera? Pablo dice que si tienes ese don, puedes hacerlo. En otras palabras, si el matrimonio no es una necesidad apremiante, si no te quemas con ese deseo físico, sí puedes permanecer soltero. 

Pero si estás divorciado o viudo, y ya no tienes necesidad de una compañía, haces bien en permanecer soltero. Pero de igual manera, si estás soltero por el momento y sientes que es una situación muy insatisfactoria, incómoda e incluso tentadora, considera los grandes beneficios de tu soltería hasta el momento, pero conviértete en el hombre y la mujer que Dios quiere que seas hasta conocer Su voluntad.  

Pablo no está menospreciando la soltería como si de alguna manera fuera una vida de segunda clase; no, no lo es, seguro que no lo es. En esto vemos como el diseño de Dios ha sido tan maravilloso. Sea para algún matrimonio con hijos o hijos, o para alguna soltería, cada uno de estos estados han sido diseñados por Dios, y Su propósito puede cumplirse en tu vida en cualquiera de los casos. Si te vas a quedar soltero, o te vas a casar, esto no debería ser una carga, porque si Dios te llama en cualquier de esos estados, él te sostendrá.

El valor de la soltería

Aunque Pablo permitió creyentes solteros o viudos casarse, en pasajes como 1 Corintios 7:28, 39; 1 Timoteo 4:1-3, él prefirió y recomendó la soltería en otros pasajes, tales como 1 Corintios 7:7-8, 26, 32, 38, 40. Su conclusión fue que una vida sin obligaciones matrimoniales era buena, poniéndose él mismo como ejemplo para este estado.

Su conclusión fue que una mujer soltera sería más feliz si permaneciera así. Obviamente este tipo de pensamiento contradice nuestra típica mentalidad moderna. Son muy pocos los jóvenes con un pensamiento así. La soltería de hoy consiste en estar “solo”, pero darme la licencia de tener una “compañía” ocasional. Por supuesto que eso no es el ideal divino, y tampoco eso corresponde a una soltería como un don de Dios.

La soltería bíblica es la puesta en práctica del don de continencia, que consiste es abstenerte de relaciones sexuales. Entonces, si Dios te permite cualquiera de estos estados (soltero o casado), él te dará el valor para glorificar su nombre cualquiera sea tu condición.  


Estudios de la serie: Una familia sana

1: El valor de la soltería
2: Una familia disfuncional
3: El hombre verdaderamente macho

Julio Ruiz

Venezolano. Licenciado en Teología. Fue tres veces presidente de la Convención Bautista en Venezuela y fue profesor del Seminario Teológico Bautista de Venezuela. Ha pastoreado diversas iglesias en Venezuela, Canadá y Estados Unidos.
Suscríbete
Notificado
guest

1 Comment
más antiguos
más nuevos más votados
Feeback en línea
Ver todos los comentarios
América
América
29 días de haberse escrito

Que gran consoladora enseñanza para los que estamos solteras casi nunca se habla de este tema y a sido de gra ayuda para mi la he compartido a otras personas con mi misma condición. Dios l bendiga hno Julio por estos grandes consejos.

Botón volver arriba
1
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
A %d blogueros les gusta esto: