Relevancia: Idolatría los domingos por la mañana

Relevancia: Idolatría los domingos por la mañana

Esta es la última entrega de esta serie en la que estamos abarcando la idolatría. Es un poco más larga que las demás, pero en realidad es mucho más corta de lo que podría ser. El último ídolo del que quiero hablar es el ídolo de la relevancia.

Las iglesias pueden volverse irrelevantes por varias razones. Existe una especie de orgullo espiritual hace que no nos demos cuenta que quienes nos visitan y que no son creyentes no entienden el “lenguaje cristiano” que hemos desarrollado. La incompetencia puede hacer que las personas no nos encuentren o quienes nos visitan no se sientan a gusto con nosotros (posiblemente debido a condiciones de hacinamiento, control de temperatura errático, olores a humedad, etc.). A veces entendemos mal lo que significa estar “en el mundo pero no ser del mundo”. Una interpretación errónea de esta frase puede llevar a una falsa concepción de lo que significa la piedad. Las iglesias que no usan electricidad o no usan instrumentos musicales son ejemplos de esto. Si estas iglesias se volviese más «relevantes» con seguridad darían mas gloria a Dios.

Sin embargo, el ídolo de la relevancia tiene raíces en el temor de que a la gente no le gustemos porque parecemos que fuesemos distintos a ellos. Queremos que sepan que comemos en los mismos restaurantes, vemos los mismos programas de televisión, escuchamos las mismas bandas, nos reímos de los mismos chistes y vamos al mismo cine que ellos. Tenemos miedo a ser etiquetados como que si estuviesemos fuera de la sociedad.

Obviamente, participamos a menudo en las mismas actividades con personas que no son cristianas. Tenemos presencia en el mundo. Sin embargo, si la relevancia se convierte en nuestro objetivo y queremos convencer al mundo de que somos como ellos perdemos la batalla . Hay aspectos de nuestra cultura en la que claramente queremos diferenciarnos justamente porque se oponen a gloriar Jesucristo.

Martin Lloyd-Jones abordó el deseo de los predicadores de ser “relevantes” en su libro «La predicación y los predicadores». Su punto es aplicable también a los líderes de adoración. Intentamos hacer una traducción libre de un párrafo al respecto:

“Nuestro Señor atrajo a los pecadores porque era diferente. Se acercaron a Él porque sintieron que había algo diferente en Él. Aquella pobre mujer pecadora de la que leemos en Lucas 7 no se acercó a los fariseos para lavarles los pies con sus lágrimas y enjugárselos con los cabellos de su cabeza. No, ella sintió algo en nuestro Señor – Su pureza, Su santidad, Su amor – y así se acercó a Él. Fue Su diferencia esencial lo que le cautivó. Y el mundo siempre espera que seamos diferentes. Esta idea de que vas a ganar a la gente para la fe cristiana mostrándoles que, después de todo, eres muy parecido a ellos, es teológica y psicológicamente un gran error”.

Martin Lloyd-Jones – Predicación y los predicadores (traducción libre)

Jesús poseía una “diferencia esencial”. En eso coincidían tanto los líderes religiosos como las prostitutas. Esa diferencia incluía una profunda humildad, un gozo inquebrantable y un corazón de siervo. En última instancia, fue una negativa a inclinarse ante el dios de este mundo y un compromiso inquebrantable de amar a Su Padre y obedecer Su voluntad. (Jn. 2:24-25, 5:30) Jesús se relacionó con los pecadores porque había venido a dar su vida en rescate por ellos. Anduvo lo suficiente entre los que vívían en el error de su época como para ser acusado de participar en sus pecados (Lc. 7:34). Sin embargo no parece que asistía a fiestas para demostrar que era como todos los que estaban allí.

Podría proporcionar enlaces a varios sitios web de iglesias aquí mismo que ilustrarían la búsqueda del ídolo de relevancia. (Después de explorar en Internet, estoy convencido de que la verdad es definitivamente más extraña que la ficción). Sin embargo, decidí no hacerlo. para no en la tentación de juzgar y ser poco caritativo. El ejemplo de la iglesia en el libro de los hechos Hechos nos muestra lo que separa la iglesia del mundo, y cómo Dios agregaba más a su pueblo. Alguno no se atrevían a unirse pero en general la gente les tenía en alta estima. Y más que nunca se añadieron creyentes al Señor, multitudes tanto de hombres como de mujeres. (Hechos 5:13-14 NVI)

Creo que todo pastor y líder cristiano debe responder a preguntas como estas: ¿Las personas que visitan nuestra iglesia son más conscientes de cuán diferentes somos o cuán similares somos a ellos? ¿Las personas de mi iglesia están creciendo respecto a los valores de Jesucristo o los valores del mundo? ¿Las canciones que cantamos y las referencias que hacemos comunican el tesoro supremo de la Palabra de Dios o comunican el orgullo impío de nuestra época?

A modo más personal, como líder quiero dar cuentas de mis propias accione. Es revelador decir que paso mucho tiempo paso, estudiando y observando los pensamientos de los no cristianos con el propósito de ser “relevante”. ¿Cuánto necesito para permitir un contacto significativo con el mundo que me rodea? Esa es una pregunta que necesito responder desde la perspectiva del Señor, no la mía ni la del mundo.

Estoy a la mitad de la lectura del libro de Os Guiness «Prophetic Untimeliness: A Challenge to the Idol of Relevance» (Intempestividad profética: Un reto al ídolo de la relevancia. Es una libro. Esta cita dice lo que me gustaría decir mejor que nunca:

Por nuestra persecución sin aliento de la relevancia sin un compromiso correspondiente con la fidelidad, nos hemos vuelto no solo infieles sino irrelevantes; por nuestros esfuerzos decididos para redefinirnos a nosotros mismos de manera que sean más convincentes para el mundo moderno que la fidelidad a Cristo, hemos perdido no solo nuestra identidad sino también nuestra autoridad y nuestra relevancia. Nuestra urgente necesidad es ser fieles además de relevantes

Traducción libre de «Prophetic Untimeliness: A Challenge to the Idol of Relevance» de Os Guiness

Padre, por tu gracia haznos fieles al Evangelio de Jesucristo, en nuestras palabras, nuestras obras y nuestros pensamientos. Y al igual que la iglesia primitiva, confiamos en que más que nunca los creyentes serán añadidos al Señor.

Artículos de la serie: Idolatria los domingos por la mañana

Parte 1: Idolatría los domingos por la mañana
Parte 2: Experiencia y Liturgia
Parte 3:
Conocimiento o ignorancia bíblica
Parte 4: La excelencia musical
Parte 5: Resultados
Parte 6: Reputación Parte 7: Relevancia
Salir de la versión móvil