Señor, líbranos del coronavirus

 

Líbranos del coronavirus

 

En estos días todos estamos alarmados por la pandemia que se ha desatado.  Vivimos circunstancias que nos inquietan porque jamás habíamos pasado por situaciones similares.  En el mundo millones de personas viven confinadas sin poder salir de sus casas por razones de salud.  Hay mucha gente que ha perdido sus empleos y en algunos sitios ciertos productos de primera necesidad faltan. 

Esta es una buena oportunidad para que podamos ejercitar nuestra fe en Aquel que puede librarnos de todo mal.  La oración es una pieza fundamental para lograr mantenernos alineados con Dios y podamos servir a los que están en nuestro entorno. Somos luz y sal de la tierra y parte de nuestra misión es interceder ante Dios por su misericoria.  Por eso en entreCristianos se ha activado desde el mes pasado una cadena de oración para que todos nuestros seguidores se unan a las 9:30 de la noche (hora donde se encuentren). 

En linea con esta cadena de oración, comparto una adaptación de una orientación para clamar la liberación de esta pandemia.  El original está en inglés y su  autor es Pete Greig, director del movimiento Prayer 24×7 (Oración 24×7). 

Para cada punto en esta oración, hay una respuesta de Dios para nosotros.

 

Señor tu eres misericordioso y todopoderoso, líbranos del coronavirus

Señor Jesucristo, te pedimos que nos protejas de la propagación del coronavirus. Tú eres misericordioso y todopoderoso que esta sea nuestra oración.

Dios nos dice:

Ten compasión de mí, oh Dios; ten compasión de mí, que en ti confío. A la sombra de tus alas me refugiaré, hasta que haya pasado el peligro (Salmo 57:1)

Adonai Shalom, Señor de nuestra paz: nos acordamos de aquellos que viven en las zonas criticas del coronavirus y de los que en estos momentos están confinados y aislados. Que puedan experimentar y conocer que Tú estás con ellos en su confinamiento. Que tu paz rebose por encima de la confusión y tu paciencia impulse y les enseñe a esperar en ti.

Dios nos dice:

 “¡Venga pronto tu misericordia a nuestro encuentro, porque estamos totalmente abatidos!  (Salmo 79:8)

 

Dios Consolador y Consejero: oramos por quienes están de luto, tambaleándose por la pérdida repentina de sus seres queridos. Que en su sufrimiento puedan encontrar tu cercanía, tu consuelo por la pérdida y tu esperanza en su desolación. Clamamos a ti por aquellas personas que se sienten vulnerables y sienten temor.  Por los frágiles, los enfermos y los ancianos.
Dios nos dice:

Él nos libró y nos librará de tal peligro de muerte. En él tenemos puesta nuestra esperanza, y él seguirá librándonos. (2 Corintios 1:10)

 

Adonai Rapha, Dios nuestro sanador: oramos por todos los profesionales del sector salud (médicos, enfermeras, celadores, etc) que están viviendo diariamente una fuerte presión por esta crisis. Dáles resistencia en el cansancio, discernimiento en el diagnostico, y compasión extrema mientras cuidan de sus pacientes. Te damos las gracias los investigadores que trabajan insistentemente para encontrar una cura. Dales hoy claridad, haz que puedan descubrir  cosas y que puedan avanzar en su investigación. Levántate sobre la oscuridad en la que estamos viviendo. Señor manifiestat como el el Sol de la Justicia con sanidad de tus rayos que disipan lo oscuro.

Dios nos dice:

¡Ah, Señor mi Dios! Tú, con tu gran fuerza y tu brazo poderoso, has hecho los cielos y la tierra. Para ti no hay nada imposible. (Jeremías 32:17)

 

Dios de toda Sabiduría, oramos por nuestros líderes: la Organización Mundial de la Salud, los gobiernos de cada pais y sus líderes locales. Te pedimos por los directores de los organismos de seguridad, de los hospitales y otras instituciones. Concédeles tu sabiduría por encima de su propia sabiduría para que logren contener este virus. Dales fe más allá de su propia fe para luchar contra el miedo.  Fortalecelos más allá de sus propias fuerzas para que puedan dirigir en estos tiempos turbulentos estas instituciones que son imprescindibles.

Dios nos dice:

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar (Salmo 46:1-2)

 

A tí que estás leyendo esta oración

Te bendigo con las palabras del Salmo 91: Sólo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte! No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía. Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará. (Salmo 91:3-7)

Dios te dice:

Responde a mi clamor, Dios mío y defensor mío. Dame alivio cuando esté angustiado, apiádate de mí y escucha mi oración. (Salmo 4:1)

 

Que El Shaddai, el Señor Dios Todopoderoso que te ama, te proteja. Que Jesús, Su Hijo que murió por ti, te salve. Y que el Espíritu Santo, que se ocupa del caos y te llena con Su presencia, interceda por ti y a través de ti por otros en este tiempo.

Dios te dice:

El Señor me librará de todo mal y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. (2 Timoteo 4:18)

 

¿Que te ha parecido este artículo?
Votos: 8, Promedio: 4.4
0 0 voto
Article Rating

Te recomendamos

Suscríbete
Notificado
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¿Te gustaría comentar sobre este artículox
()
x