La Biblia y el Corán – Cristianismo e Islam 1

La Biblia y el CoránLa Biblia y el Corán:  Mark Rathel comienza una serie de cinco partes en la que presenta cuáles son las diferencias entre el cristianismo y el Corán con este artículo en el cual exponer las diferencias que existen entre la Biblia y el Coran

Cada día millones de cristianos leen la Biblia (cuya traducción literal es el ‘libro’) como la revelación inspirada por Dios. De la misma forma millones de musulmanes afirman que el Corán (cuya traducción literal es la ‘recitación’) es la revelación inspirada por Dios. Es cierto que la Biblia y el Corán comparten una serie de similitudes, pero las diferencias son evidentes y contrastantes.

El Corán es aproximadamente igual de largo que el Nuevo Testamento. El Nuevos Testamento está conformado por 27 libros mientras que el Corán es un libro compuesto por 114 suras or capítulos. El Corán contiene nombres familiares a cualquier lector de la Biblia como: Adán, Abraham, Isaac, Ismael, David e incluso Jesús. Los musulmanes se catalogan a si mismos por poseer el mensaje original y creen que el judaísmo y el cristianismo son distorsiones del mensaje.

Las diferencias entre la Biblia y el Corán son importantes

Metodo de inspiración

  Los cristianos y los musulmanes tienen difieren radicalmente diferente en relación al método como Dios inspiró sus libros. Los cristianos afirmamos que Dios usó varias formas para comunicar su mensaje a autores humanos.  Hebreos 1:1 muestra estas formas de comunicación diciendo que  ‘Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas…’.  Dios reveló la Biblia en un período de unos 1500 años a unos 40 humanos por varios métodos de revelación. En contraste Corán dice que sólo hay una forma inspiración pues fue sólo ángel Gabriel quien dictó las palabras del Corán al profeta Mahoma en un período comprendido por años.

 

Naturaleza de los libros sagrados

 Tambien existen diferencias sobre la naturaleza de los libros sagrados. Los cristianos percibimos a la Biblia como libro divino y humano.  Pablo habló de esta naturaleza divina en 2 Timoteo 3:16 diciendo que toda la escritura es inspirada por Dios.   La inspiración tes como “soplo” de aire y apunta a que Dios es la fuente de las escrituras. 

Por otro lado, Pedro nos habla del elemento humano en la Biblia diciendo que  los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro. 1:21).  Cuando indica que fueron inspirados quiere decir fueron  guiados o dirigidos. Esto es similar a lo expuesto por Lucas en Hechos 27:15,17 cuando la embarcación en la que iba Pablo a Roma fue movida por el viento. El Espíritu Santo dirigía a un hombre de carne y hueso.  En este contexto Dios usó a un hombre en circunstancias específicas y una personalidad individual para comunicar el mensaje de Dios.  Por esto los cristianos afirmamos que la Biblia es la verdad de Dios comunicada por canales humanos.

En contraste los musulmanes dicen que la naturaleza del Corán es sólo divina. La revelación del Corán vino directamente del cielo sólo a Mahoma, un hombre sin educación. Los musulmanes a menudo resaltan la falta de educación de Mahoma como una prueba del origen divino del Corán y la carencia del elemento humano en la producción de este libro. Con ello concluyen que Dios no comunicó el mensaje del Corán usando la personalidad de Mahoma.

 

Historicidad de los libros

Los cristianos y los musulmanes no están de acuerdo en relación al carácter histórico de los libros. En este sentido el Corán es supra-histórico, es decir que el Corán existe fuera de la historia. Los musulmanes creen y afirman que el Corán es eterno (Surah 43:3; 85:21-22). Afirman que El Corán que vemos en la tierra es una copia de un libro que existe en el cielo.

En contraste, los cristianos en contraste afirman el carácter histórico de la Biblia. Por ejemplo las epístolas de Pablo son unas cartas de correspondencia basadas en una situación. Pablo escribió sus cartas para tratar situaciones reales que ocurrían en las distintas comunidades. Debido a este carácter histórico de la revelación bíblica la historia y la arqueología proveen una confirmación sustancial de la Biblia, cosa que carece el Corán.

 

Traducciones de la Biblia y el Corán

Los cristianos y musulmanes no comparten posiciones en relación a las traducciones. El Antiguo Testamento fue escrito en Hebreo y en Arameo. El Nuevo Testamento fue escrito en griego, idioma que se usaba en entonces en el entorno comercial y de la vida cotidiana en el mundo mediterráneo. El inicio del segundo siglo momento fue cuando comenzaron las traducciones ya que cristianos empezaron a traducir la Biblia al Sirio y al idioma que se usaba en Egipto. Los cristianos reconocían la inspiración de los escritos originales, pero veían a la traducción como lo apropiado para llevar el mensaje a toda tribu, lengua y grupo étnico.

Los musulmanes  no aceptaban las traducciones del Corán y negaban fuesen la palabra de Dios. Creían que sólo podía leerse en árabe. Como consecuencia, la mayoría de los musulmanes que no hablan el árabe no pueden ni leer ni entenderlo pues no existen copias en sus lenguas. Para muchos musulmanes el mérito consiste en aprenderse de memoria el Corán en árabe en lugar de comprender su mensaje.

 

Autoridad en la Bíblia y el Corán

Por último, los cristianos y musulmanes no coinciden en relación a la función de sus libros y su autoridad. Los cristianos evangélicos creemos que solamente la Biblia es la única autoridad de fe. Por el contrario el Corán es sólo una “capa” de las autoridad en el Islam. La vida misma de Mahoma también es autoridad en relación a aspectos que no se mencionan en el Corán. Los dichos y hechos de Mahoma fueron recopilados en la Sunna por la tradición oral y que generaciones posteriores escribieron.  Un musulmán sincero se pregunta a si mismo usualmente ¿Qué es lo que haría Mahoma? y seguramente la respuesta vendría de no de la Corán sino de la colección oficial de seis libros de la vida del profeta.

La Shari’a (ley Islámica) es otra de las capas de la tradición de los musulmanes. Existen diferentes escuelas de la ley islámica que definen y representan la moral y las prácticas en forma distinta.

 

La Biblia y el Corán

En resumen la autoridad para un cristiano es la Biblia mientras que para el musulmán lo es el Corán, la colección de seis libros de la vida de Mahoma en la Sunna y las escuelas de la ley islámica.

Comparando a  la Biblia con el Corán se pueden ver verdaderas diferencias entre el cristianismo y el Islam. El foco del cristianismo es una relación personal con Dios como se muestra en la revelación divino y humana en la encarnación de Jesucristo. El enfoque del Islam es la voluntad de Dios demostrada por revelación sin elementos humanos y que está envuelta en capas de autoridad.

Lee más artículos sobre esta serie: Cristianismo e Islam, entendiendo las diferencias

  1. La Biblia y el Corán
  2. ¿Adoran al mismo Dios cristianos y musulmanes?
  3. ¿La salvación es por escalas o por gracia?
  4. Jesús y Mahoma
  5. Testificar a los musulmanes
0 0 voto
Valoración

Te recomendamos

Suscríbete
Notificado
guest
0 Comentarios
Feeback en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría conocer tu opinión sobre este artículox
()
x